En abril inicia plan para que la sangre sea gratis y accesible

Compartir
Salud Pública debe presentar un anteproyecto de ley ante Poder Ejecutivo que declare la sangre como bien público

A pocos días de entrar a sala de cirugía, Yokasta se dirige a la Cruz Roja Dominicana en busca de dos pintas de sangre, para responder a cualquier emergencia que se presente en la operación.

Llevó tres donantes, pero luego de hacer los análisis correspondientes, se determinó que solo uno cumplía con los parámetros exigidos. Yokasta no adquirió la sangre de su amigo, sino otro paquete globular ya procesado. A esto se le llama reposición o intercambio.

Por esta pinta la joven mujer pagó RD$ 2,700 pesos, porque su seguro no alcanza a cubrir este servicio. “Fue un proceso tedioso y muy largo. A resumidas cuentas, ningunos de los dos donantes calificaron porque los análisis arrojaron que tenían bajas las plaquetas. Al día siguiente fue un compañero y ese sí calificó.
También es un poco costoso, porque uno tiene que llevar los donantes y si uno no tiene el seguro del Gobierno, el Senasa, tienes que pagar”, cuenta.

En el país operan unos 60 bancos de sangre. El costo para obtener un paquete globular oscila entre RD$2,700 y RD$7,000, según las pruebas que se requieran.

El Hemocentro Nacional de República Dominicana vendría a terminar con ese viacrucis y con los gastos que tiene que incurrir un paciente cuando necesita sangre o sus derivados.

Dada la importancia de este proyecto, surgen interrogantes de por qué no termina de arrancar la importante obra, entregada por la vicepresidenta de entonces, Margarita Cedeño, al saliente ministro de Salud Pública, Rafael Sánchez Cárdenas, el 30 de agosto del 2019.

“Les entregamos un avión último modelo, en la pista, listo para despegar. Les toca a ustedes ponerlo a volar muy alto”, dijo la exfuncionaria al develizar la placa de entrega.

Al respecto, el nuevo director, Pedro Sing, dice a elCaribe que el Hemocentro es más que una estructura. Lo visualiza como el paso más contundente para hacer de la sangre un bien público de acceso gratuito y oportuno para toda la población.

Aunque la obra física fue levantada, en la Ciudad Sanitaria Evangelina Rodríguez Perozo, no puede entrar en operación sin el software, que constituye el cerebro del centro, para mantener conectividad con la red de bancos de sangre del país, a través del cual se conocerá la disponibilidad de los paquetes globulares en los nodos existentes a nivel nacional.

Este programa fue aprobado con carácter de urgencia por las autoridades sanitaria y próximamente entrará en proceso de licitación. Según informa la administración, su instalación puede durar de dos a tres meses por su nivel de complejidad.

El software contará con 14 módulos tocantes a la conectividad, producción, calidad, trazabilidad, donantes y administrativo.

No obstante, para que el funcionamiento del Hemocentro sea todo un éxito, se necesita de muchas personas dispuestas a extender sus brazos para donar el “fluido de la vida” y así enfrentar el déficit de sangre en el país que ronda las 200 mil bolsas por año, según la data que maneja el funcionario.

También se deberá llegar a un acuerdo con las Administradoras de Riesgos de Salud (ARS) del sector privado para que sea una realidad la cobertura total de la sangre en el país. Estos parecen ser los mayores desafíos. El doctor Sing se muestra entusiasmado y cree lograrlo. “El déficit de sangre es un problema crónico y si nosotros festinamos el proceso, vamos a cometer un error muy grande. Debe ser por etapa”, reitera.

Detalles del plan piloto

Con gran motivación habla del plan piloto de producción a iniciar el próximo mes de abril, que abarcará tres hospitales levantados en la Ciudad Sanitaria, de Santo Domingo Norte.

Según estimaciones ofrecidas por el titular del Hemocentro sobre la disponibilidad de paquetes globulares requeridos por mes en los centros de salud pública que participarán en el plan piloto es la siguiente: Traumatológico Ney Arias Lora, 400 unidades; Materno Reynaldo Almánzar, 250 bolsas; y el Pediátrico Hugo Mendoza, 150 pintas.

Indica que hasta la fecha se ha captado unos 1,200 donantes. “El plan piloto, con el cual vamos a saber a conciencia como vamos a ir produciendo, va a estar consolidado para abril. Es posible que de mayo a junio estemos declarando a la Ciudad de la Salud un lugar donde la sangre es un bien público, esto significa que va a ser gratuita”, asegura.

El artículo 18 del decreto 216-20, que crea la Red Nacional de Servicios de Sangre, otorga un plazo de seis meses a partir de la publicación del mismo, 16 de junio 2020, para que Salud Pública presente ante el Poder Ejecutivo un anteproyecto de ley que declare la sangre con fines terapéuticos como un bien público de alta prioridad y regule la hemoterapia y la hemovigilancia en territorio nacional.

La Red Nacional de Servicios de Sangre está integrada por el Hemocentro Nacional y los bancos de sangre públicos y privados-denominados nodos-, los servicios de transfusión y organizaciones de donantes habilitados de acuerdo con la Ley No. 42-01 General de Salud y su normativa complementaria.

Tal como informa el director del Hemocentro, en su primera etapa el Plan Maestro de Producción abarcará los hospitales del sector público y luego será extendido a centros privados.

¿Cómo funcionará el proyecto?

La idea es que los 18 nodos (bancos) que se habilitarán a nivel regional en igual número de hospitales del Sistema Nacional de Salud, puedan captar y colectar la sangre que posteriormente será enviada al Hemocentro, para ser procesada, este la regresa al centro de donde salió, el cual deberá distribuirla en los hospitales que dependerán de este.

El especialista de la salud lo explica de la siguiente manera “Se necesita dos paquetes de O Positivo, porque tiene la hemoglobina en ocho y para operarla, sacarle ese mioma tenemos que llevarla a 11, para ponerle anestesia, el médico hace la indicación y en vez de entregársela a la paciente para que esta salga a buscar donantes, esa indicación va al banco de sangre del hospital o al nodo de donde depende y ahí debe haber esa sangre para ese paciente”, explica.

Apuntan a terminar negocio con la sangre

Hacer que la sangre llegue gratuita a la población en un país donde se ha acumulado fortunas con esta actividad no parece tarea fácil. Gran parte de esta responsabilidad recae sobre los hombros de quien también fuera presidente del Colegio Médico Dominicano.

Al ser abordado sobre las implicaciones en el sector privado de levantar un macro proyecto para terminar con el acto de ponerle precio a la sangre y sus derivados, Pedro Sing, indica que se hacen los cálculos para determinar el costo de producción y establecer alianzas estratégicas con las ARS. No obstante, aclara que la intención es que estas puedan dar cobertura total a este servicio.

“Con las ARS, el concepto que tiene Pedro Sing es diferente, mientras uno están diciendo que eso va a desaparecer, eso no va a desaparecer, debemos acompañarnos mutuamente. Debemos buscar un punto de encuentro donde las cosas funcionen tanto para ustedes como para nosotros”, dice.

Sobre los bancos privados que ofrecen hemoderivados, expresa que no es su interés “sustituir a nadie”, porque cree en el concepto de alianzas.

En ese sentido, informa que mantiene comunicación con el director de la Cruz Roja Dominicana, la cual está constituida como una entidad sin fines de lucro. Con 93 años en el país supliendo gran parte de la demanda, esta institución se ha convertido en una marca y lugar de referencia. A seguidas agrega “la sangre es una emergencia nacional. Yo que soy hematólogo te digo que es desesperante para el médico que espera para transfundir, para que no haya un fallo cardiaco o un problema pulmonar y muera el paciente. Se trata de sumar voluntades para que este proyecto sea una realidad y no tengamos esta calamidad pública, ese sufrimiento, ese gasto de bolsillo de los pobres sobre todo”, dice. Entonces ¿la sangre dejará de ser un negocio? a lo que responde “desde ahora estoy creando un ambiente hostil para personas que se han hecho rica negociando con la sangre. Yo no voy a competir con nadie, yo voy a llevar a cabo el proyecto junto a un formidable equipo” sostiene.

Después de la Ciudad Sanitaria seguirá el GSD

El director del Hemocentro informó que una vez se presente los resultados del plan piloto en dicha ciudad sanitaria, la intención es continuar con los hospitales del Gran Santo Domingo. Es tá consciente que no será fácil por la demanda, pero dice saber hacerlo.

Destaca que el porcentaje que se pierde o descarta de la sangre que se colecta por año está entre un 25 % a un 30 %, esto así por los problemas que pueda presentar el donante y las tomas que se vencen en el refrigerador, aclara que el último caso es menos frecuente.

Ante esta realidad, el hematólogo expresa que dirigirá sus esfuerzos en establecer la cultura de donar sangre.

 

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.

Compartir