Esta viajera lleva 18 meses atrapada en Tonga

Esta viajera lleva 18 meses atrapada en Tonga
Esta viajera lleva 18 meses atrapada en Tonga

Cuando la viajera británica Zoe Stephens voló a Tonga, el país insular del Pacífico Sur, en marzo de 2020, solo pensaba quedarse un fin de semana.

Originaria de Crosby en Merseyside, Reino Unido, esta joven de 27 años había vivido en China durante dos años y medio, antes de tomarse un tiempo para viajar por Asia y llegar a Fiji.

Deseosa de huir de las conversaciones sobre el virus, que dominaban las noticias dondequiera que fuera, reservó un vuelo a Tonga, un país de la Polinesia formado por más de 170 islas del Pacífico Sur.

Sin embargo, casi 18 meses después, sigue atrapada en el pequeño archipiélago, que resulta ser uno de los pocos lugares del mundo que ha permanecido totalmente libre de covid.

"Probablemente soy una de las pocas personas en el mundo que nunca ha tenido que usar una mascarilla", dice Stephens a CNN Travel.

"No he usado una mascarilla durante toda esta pandemia. Creo que va a ser bastante raro ir a un mundo donde tanta gente las lleva".

Durante su estancia en Tonga, que tiene una población de poco más de 100.000 habitantes, Stephens empezó a cursar un máster en comunicación internacional en línea y actualmente vive en una casa en la playa mientras cuida la casa de una familia que no puede volver a la isla debido a las restricciones de viaje.

Pero aunque vivir en una isla remota pueda sonar como la forma ideal de sobrellevar una pandemia mundial, y Stephens se siente "afortunada" de estar allí, parece que la experiencia no ha sido tan fabulosa como podría parecer.

"No hay mucha gente que pueda identificarse con el hecho de estar atrapado en una isla sin tus amigos o tu familia, en un país al que no has llegado deliberadamente", dice Stephens a CNN Travel.

"O quedarse fuera del país en el que vives y no poder volver. Y tener miedo de volver a tu país de origen por culpa de un virus extraño que está circulando. Así que es bastante aislante".

También señala que, aunque Tonga ha evitado hasta ahora cualquier caso de coronavirus, los que viven aquí han sufrido enormemente el impacto del virus.

"Aquí no hemos tenido covid, pero todavía se siente alrededor", explica. "No es que no nos afecte todo esto".

Al igual que muchas personas de todo el mundo, Stephens no se inmutó inicialmente cuando oyó hablar por primera vez del coronavirus a principios de 2020.

Pero las cosas dieron un giro cuando salió de China para visitar Corea del Sur y los casos confirmados empezaron a aumentar en el país mientras ella estaba fuera.

Cuando la situación se agravó y se cerraron las fronteras, Stephens optó por seguir viajando para no tener que pasar la cuarentena cuando volviera a China.

Pero se dio cuenta de que algo iba mal casi inmediatamente después de volar a Tonga desde Fiji, cuando su taxista le dijo que el país del Pacífico Sur acababa de informar de sus primeros casos de covid-19.

"Pensé que se trataba de un error de comunicación", dice. "Pero llegué al albergue y me dijeron: 'No queremos aceptarte, acabas de llegar de Fiji'. Así que fue bastante instantáneo".

Stephens no tardó en descubrir que Tonga iba a entrar en un confinamiento, y que no podría salir durante un tiempo.

FUENTE: CNN

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.