Interno de La Victoria: Nos van a dejar morir, no hay forma de dividirnos

Compartir

Un interno de la Cárcel La Victoria, quien lleva 12 años cumpliendo una condena por homicidio, dijo que las autoridades penitenciarias están conscientes del hacinamiento que hay dentro del penal, por lo que entiende que controlar la propagación del coronavirus se les va a dificultar mientras los mantengan a todos uno encima del otro.

Aseguró que dentro de penal existe una circulación masiva del coronavirus y considera que por la condición de hacinamiento en que viven, es difícil de controlar.

“No hay forma de detener el contagio, tú convives con varias personas en una celda y así es difícil no tener roces con los compañeros, de ahí es que viene el contagio. Nos van a dejar morir, aquí no hay forma de dividirnos”, narró a elCaribe preocupado el hombre de 41 años, quien pidió la confidencialidad de su nombre.

Te recomendamos: Ministro de Salud Pública realiza amplios operativos de pruebas rápidas del COVID-19 en SFM

Recomienda a las autoridades penitenciaria depurar a los internos, a través de pruebas masivas en un mismo día. Además, estudiar los expedientes de los internos que tienen condiciones de salud especial, a los que ya están llegando al final de la pena, y los que están en busca de su libertad condicional, y dejarlos ir para sus hogares, como lo están haciendo en algunos países desarrollados.

El interno consideró que, aunque lo trasladen de una cárcel a otra, su situación será la misma porque la propagación del virus continuará.

“Esto está crítico y todo va de mal en peor. Son más de cuatro los compañeros que han muerto de coronavirus delante de nosotros”, aseguró.

Detalló que tres hombres han fallecido en área de los Galpones, uno en el Hospital, dos en el Patio, uno de Los Pasillos “C” y otros dos en la “5” y la “6”, lo suma siete en total, de acuerdo con lo denunciado.

Identificó a una de las víctimas del COVID-19 como Ramón, quien era charlista colaborador de la Dirección General de Prisiones, esperaba su libertad condicional. Estaba condenado a 20 años, de los cuales ya había cumplido 14.

“Minutos antes de fallecer, sus compañeros de celda de le prepararon una sopa para ver si mejoraba su estado de salud”, narró el interno.

Temo morir en la cárcel

El hombre manifestó su temor de morir en la cárcel y que todos sus años de preparación académica dentro del penal, tratando de ser mejor persona y así recentrarse a la sociedad, no hayan servido de nada.

“Aquí como el que puede”

El interno negó que las autoridades penitenciarias suministren los alimentos necesarios.

“Aquí solo come el que puede. Para el mal de muchos, no le están permitiendo a sus parientes traerles ningún tipo de alimento, ni crudo, ni cocinado y esto cada vez es peor porque no hay nada dentro”, narró.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.

Compartir