Por qué las frutas y verduras podrían ser clave para mejorar la calidad del sueño

Leer un libro, tomar un baño caliente, tal vez contar ovejas: todos tenemos nuestras propias formas de tratar de conciliar el sueño. Sin embargo, con demasiada frecuencia estos esfuerzos resultan infructuosos.
Leer un libro, tomar un baño caliente, tal vez contar ovejas: todos tenemos nuestras propias formas de tratar de conciliar el sueño. Sin embargo, con demasiada frecuencia estos esfuerzos resultan infructuosos.

Leer un libro, tomar un baño caliente, tal vez contar ovejas: todos tenemos nuestras propias formas de tratar de conciliar el sueño. Sin embargo, con demasiada frecuencia estos esfuerzos resultan infructuosos.

Los estudios han encontrado que alrededor de un tercio de las personas en el Reino Unido sufren de insomnio, lo que significa que luchan por conciliar el sueño o permanecer dormidos, y alrededor de dos millones de personas dependen de las pastillas para dormir.

Pero un creciente cuerpo de investigación sugiere que puede haber una forma más sencilla de mejorar el sueño, y eso es mejorando lo que comemos.

Si bien se ha reconocido durante mucho tiempo que las bebidas y los alimentos que contienen cafeína, un estimulante, pueden dificultar el sueño, parece que ciertos grupos de alimentos, como frutas, verduras e incluso ciertos panes, pueden tener el efecto contrario. Este fue el hallazgo de una revisión de estudios, publicada recientemente en la revista Annual Review of Nutrition.

Marie-Pierre St-Onge, profesora asociada de medicina nutricional en la Universidad de Columbia en Nueva York, una de las autoras del artículo, le dijo a Good Health: “Descubrimos que comer una dieta que contenga muchas frutas y verduras, además de legumbres y oscuro panes integrales, se asoció con una mejor calidad del sueño”.

La revisión se basó en otros hallazgos, incluido un estudio publicado en Nutrients en 2020 y en el que participaron 400 mujeres, que encontró que cuanto más se adherían a una dieta de estilo mediterráneo rica en frutas, verduras, nueces y proteínas magras, más mejoraba la calidad de su sueño.

Este estudio fue autoinformado, es decir, las propias mujeres estaban anotando su dieta y sueño, pero otros científicos han visto resultados similares. De hecho, siguiendo su propio estudio, los investigadores de la Universidad de Leeds, que escribieron en BMJ Open en 2018, estaban tan convencidos del vínculo entre la dieta y el sueño que dijeron que podría tener “importantes implicaciones para el estilo de vida y la política de cambio de comportamiento”.

Su investigación involucró a 1.612 adultos que tuvieron que anotar sus patrones de sueño más su ingesta de frutas y verduras durante cuatro días. Los que dormían menos de siete horas por noche consumían 24 g menos de frutas y verduras al día que los que dormían entre siete y ocho horas.

Además, si bien una dieta saludable puede beneficiar el sueño, investigaciones anteriores de la doctora St-Onge y su equipo sugieren que comer más grasas saturadas y azúcar puede alterarlo.

FUENTE: INFOBAE

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.