Los 10 factores en las vías que cuestan vidas

Compartir
República Dominicana ocupa los primeros lugares en la lista de muertes por accidentes de tránsito, siendo el error humano la principal causa. Ayer Obras Públicas anunció que iniciará la reparación y ampliación de la autopista Duarte, desde el kilómetro 9 del Distrito Nacional hasta la entrada de Santiago, para mitigar los efectos de los accidentes de tránsito.
La principal causa de accidentes de tránsito es el error humano; se destaca el irrespeto a las normas establecidas

El 17 de agosto de 1896, Bridget Driscoll iba de camino, junto a su hija adolescente, a un espectáculo de baile en el Crystal Palace de Londres, cuando fue arrollada por un coche al atravesar los jardines del palacio. A sus 44 años de edad, se convirtió en la primera víctima mortal de un accidente de tráfico.

“El coche iba a gran velocidad”, dijo un testigo. Se estima que fuera a 12,8 km/h, cuando no podía pasar de 6,4 km/h.

Según consta en el informe “La seguridad vial no es accidental”, de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el conductor era un joven que ofrecía paseos en coche para mostrar el nuevo invento, y, según algunos testigos, estaba tratando de llamar la atención de una joven pasajera. “Esto no debe volver a ocurrir nunca más”, afirmó el funcionario a cargo de la investigación, pero a 124 años de este suceso, las cifras de muertes en el mundo son escalofriantes.

El citado organismo de las Naciones Unidas asegura que cada año se producen 1,35 millones de fallecimientos como consecuencia de los siniestros en las vías; y entre 20 millones a 50 millones de personas sufren traumatismos no mortales, muchos de los cuales terminan en discapacidad.

La República Dominicana ocupa los primeros lugares en la lista de muertes por accidentes de tránsito. En el 2013, la OMS la ubicó en el segundo lugar entre los países con más defunciones por eventos de tránsito, de una lista de 182, con una tasa de 41.7 % de fallecimientos.

La principal causa de accidentes de tránsito en país es el error humano, (79.1%), seguida de las falla del vehículo, (10.1%) o en el pavimento, (6.8%), de acuerdo a los resultados de la ENHOGAR-2017.

En la República Dominicana más del 80% de las víctimas mortales del tránsito son usuarios vulnerables; motociclistas y peatones encabezan los registros.

Según la OMS existen factores de riesgos que influyen en la gravedad de un accidente y que, además, pueden costar vidas. La mayoría de los datos expuestos están contenidos en el reciente informe “Estado de la Seguridad Vial en la Región de las Américas, de la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

1

Exceso de velocidad. Sobrepasar el límite de la velocidad promedio guarda relación directa con la probabilidad de que ocurra un accidente de tránsito y con la gravedad de sus consecuencias. En el caso de un impacto lateral entre automóviles que circulan a 65 km/h el riesgo mortal para los pasajeros es del 85%. Según la OPS, el cumplimiento de la legislación relativa a los límites de velocidad puede lograrse mediante una combinación de dispositivos manuales y automatizados (cámara fija, cámara portátil y cámara móvil).

2

Uso de celular. Los conductores que usan el teléfono móvil mientras conducen tienen cuatro veces más probabilidades de verse involucrados en un accidente, que aquellos que no lo utilizan. Este riesgo aumenta 23 veces en el caso de los mensajes de texto. El uso del teléfono móvil durante la conducción reduce la velocidad de reacción, especialmente para frenar, pero también la reacción ante las señales de tránsito, y hace más difícil mantenerse en el carril correcto y guardar las distancias correctas.

3

Consumo de alcohol. Conducir bajo los efectos del alcohol aumenta el riesgo de sufrir un accidente con desenlace fatal o lesiones graves. Estudios demuestran que aunque la cantidad de alcohol consumida sea muy pequeña, las facultades de conducción quedan disminuidas y el riesgo sube exponencialmente para los niveles de consumo que exceden 0,05 g/dl en la población general de conductores.

4

Uso de drogas. Cuando se conduce bajo los efectos de las drogas aumenta el riesgo de siniestralidad vial. “Independientemente de la sustancia psicoactiva consumida, resultan afectados el tiempo de reacción, el procesamiento de información, la coordinación perceptiva y motora, las prestaciones motrices, la atención, el mantenimiento en la vía y el control del vehículo”, explica la OPS.

5

No utilización de cascos. Usar correctamente un casco de motociclista puede reducir el riesgo de muerte casi en un 40%, y el riesgo de lesiones graves en más del 70%. Los usuarios de vehículos automotores de dos y tres ruedas figuran entre los más vulnerables, ya que son menos visibles y están menos protegidos que otros vehículos motorizados.

6

No usar cinturón de seguridad. El uso del cinturón de seguridad disminuye entre un 45% y un 50% el riesgo de muerte de los ocupantes delanteros de un vehículo. En cuanto a los ocupantes de los asientos traseros, llevar esta protección, reduce el riesgo en 25%, mientras el uso de sistemas de sujeción para niños se traduce en una reducción del 60% en la mortalidad.

7

Irrespeto a las normas de tránsito. La OMS advierte que “si las normas de tránsito relativas a la conducción bajo los efectos del alcohol, el uso del cinturón de seguridad, los límites de velocidad, el uso de cascos y los sistemas de sujeción para niños no se aplican, no se podrá lograr la reducción de defunciones y lesiones por accidentes de tránsito relacionados con comportamientos específicos.

8

Vehículos inseguros. El riesgo de sufrir lesiones graves, producto de accidentes de tránsito, aumenta considerablemente cuando los vehículos no cumplen con las normas básicas relativas a impactos frontales y laterales, que incluyan el control electrónico de estabilidad (para prevenir el sobreviraje) y aseguren que todos los vehículos tengan bolsas de aire y cinturones de seguridad.

9

Infraestructura vial insegura. La OMS sostiene que el trazado vial puede afectar considerablemente a la seguridad. “Teóricamente, todas las vías se deberían concebir teniendo en cuenta la seguridad de todos los usuarios. Las aceras, los carriles para bicicletas, los cruces seguros y otras medidas de ordenamiento del tránsito pueden ser cruciales para reducir el riesgo de lesiones entre los usuarios”, indica.

10

Atención inapropiada tras el accidente. Unos minutos de demora hacen la diferencia entre la vida y la muerte, por lo que la atención a las victimas de accidentes puede tener plazos críticos.La tardanza para detectar lesiones y prestar asistencia a la persona accidentada aumenta la gravedad de las lesiones. La OMS recomienda mejorar la atención desde antes de la llegada al hospital, mediante programas de formación.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.

  • Etiquetas
  • d4
Compartir