Pepe Hidalgo: el empresario español que admira el avance dominicano

Pepe Hidalgo, presidente de Air Europa y de Globalia.
El propietario de Air Europa y de Globalia destaca la capacidad de resiliencia de la nación caribeña y las condiciones para hacer negocios

Madrid.- Pepe Hidalgo, el propietario de las importantes firmas Globalia y Air Europa tiene mucha confianza en República Dominicana, en el curso que lleva la economía del país y en las condiciones que existen para hacer negocios.

Razones le sobran -según explica- para creer firmemente que los capitales que se “siembran” en la nación caribeña rinden frutos: Cuando fundó Air Europa, su empresa solo tenía inversiones en España, pero luego consideró a República Dominicana como un destino para una parte de éstas. Y no se arrepiente.

Las empresas de Pepe Hidalgo tienen, en sentido general, unos 20,000 empleados y 4,000 de ellos están en están en el territorio dominicano.

“Las cosas en la vida son casualidades y esto a lo mejor fue una casualidad”, dice Hidalgo, en una entrevista concedida a los periodistas Katherine Hernández y Martín Polanco, para Despierta con CDN, del canal 37, y el periódico elCaribe, respectivamente, rememorando los años en los que volteó la mirada hacia el horizonte dominicano. Fue bueno que lo haya hecho, asegura.

Reconoce los esfuerzos que realiza República Dominicana para ser cada vez un mejor país y cita un ejemplo del contexto actual, como clara señal de que la nación es de gran empuje. “Cuando llegó esto (de la pandemia de covid-19) yo pensé y recordé que Jesucristo resucitó al tercer día, pero pensé que el país tardaría tres años para estar como estábamos antes. Hay pocos países que ya están establecidos, que ya están normales, y uno de los países que está casi normal es Santo Domingo. A otros países les va a costar mucho más”, asegura.

Cuando Hidalgo cita a Santo Domingo, se refiere concretamente al país. Es común que ocurra cuando extranjeros y turistas viajan al territorio nacional. “Sin lugar a dudas, Santo Domingo es un ejemplo. Allí de lo que siempre se habla es de que hay que tirar para adelante. Y se habla de que viene mucha gente (turistas), y que ya estamos casi normales. Es un país que afronta las dificultades”, sostiene. Dijo que ese tipo de avance, de trabajo y esfuerzo le da confianza a la gente y eso se expresa en un incremento en la ocupación hotelera y en una buena frecuencia de entrada y salida de vuelos de las compañías aéreas, como es el caso de la empresa suya (Air Europa), que va diariamente a Santo Domingo y dos días a la semana -ahora en invierno- a Punta Cana.

“Van llenos los aviones. Yo pienso que es muy importante la apertura y la forma como ha tratado el gobierno esta pandemia”, expuso el empresario.

Desde su punto de vista, las medidas de aislamiento, por la situación sanitaria que vive el mundo ya no son necesarias, porque son muy drásticas para la economía del turismo.

El ejecutivo de Air Europa y Globalia se la pasa yendo y viniendo entre Madrid (de donde es originario) y República Dominicana y no esconde lo muy a gusto que se siente en la nación caribeña. De hecho, Pepe Hidalgo adquirió ya la nacionalidad dominicana. “Mi amigo Julio, que vive en Punta Cana, me dice que hay que vivir seis meses allí (en República Dominicana) y luego los otros seis donde coincida”, dice en tono jocoso.

Que a Pepe Hidalgo le fascine pasar sus días en Punta Cana, al este de República Dominicana, también tiene otra explicación: “Allá tengo diez u once campos de golf que van de los mejores a los más normales. Allí no paro de jugar”, comenta, con cierto dejo de satisfacción.

Ha apartado un tiempo de su agenda diaria, para tener la plática con CDN y elCaribe, pero sin descuidar cada uno de los compromisos que le esperan en el día. Antes que inicie el diálogo se le ve despachar uno que otro asunto con algunos de sus colaboradores. Pero también se asegura de que los invitados reciban café, jugo de naranja, té, o lo que prefieran tomar, dentro de las opciones que Hidalgo tiene en su casa.

Y en esa casa, que es de gran tamaño, se puede apreciar que Pepe Hidalgo ha sabido llevar una vida de complemento. Por un lado, están las áreas que claramente se ve usa para despachar asuntos de negocios y trabajo y por el otro se observan las máquinas para ejercitarse -un gimnasio totalmente equipado-, una sala preparada para invierno, amplios espacios inteligentemente diseñados para reuniones, una biblioteca, y otros que por cuestión de tiempo no llegó a mostrar al equipo de prensa.

“Esto es algo de lo más importante para mí”, le dice Hidalgo a Katherine Hernández, refiriéndose a un reconocimiento que recibió en Nueva York, Estados Unidos, como Empresario Español del Año”, en 2015.

Luego muestra el primer vehículo que tuvo (un carro comprado en Suiza), una foto de su abuelo, otra foto de sus hermanas, una foto con Cristino Ronaldo (el futbolista), una con el Papa Francisco, una con Julio Iglesias y una foto de dos autobuses que tuvo y que él mismo conducía para ir a Barcelona y a Suiza, entre muchos otros cuadros, placas y demás.

En fin, el recorrido que ha dado Pepe Hidalgo es por el lugar que él considera más significativo en su casa. El lugar donde las placas, trofeos y otras piezas de reconocimientos son de alguna manera un recuento de lo que ha sido su vida productiva y de aporte de la comunidad.

Los tres puntos que no deben perderse de vista

Desde la óptica del empresario de Globalia y Air Europa, cuando se quiere avanzar y no desmayar en el camino para alcanzar un proyecto, hay que tener tres cosas presentes: La primera es las ganas y deseo de hacer algo en la vida, el deseo de no pasar dificultades económicas y de parar de sufrir. El segundo punto que aconseja es ser serio. “Ningún empleado mío ha cobrado después del día 28. En ningún momento he dejado de pagar mi vencimiento que tendría que pagar. La seriedad me la inculcaron en Suiza, que es un país pequeñito”, asegura. Lo otro que sugiere Pepe Hidalgo es mantener lo que tengas que mantener, teniendo presente siempre la seriedad y el cumplimiento de aquello que debes cumplir cada día.

El trayecto que recorrió

El presidente de Globalia y de Air Europa es uno de esos empresarios que a menudo llegan a ser considerados como “de prueba superada”. Es un hombre que ha ido poco a poco por el camino del éxito, pero llegar hasta el lugar en que se encuentra no fue una tarea fácil.

Fue escalando peldaño a peldaño, afrontando retos, hasta ser una persona de renombre, no solo en Madrid, sino más allá del continente europeo. “Nací en un pueblo muy pequeñito de España, con 300 vecinos; me crié en la posguerra y sufrí todas las vicisitudes que existen cuando hay un racionamiento de todo; cuando todo es limitado y no hay economía, ni dinero para poder adquirir tu propio pan para llevarte a la boca. Era muy duro para mí. Suiza me abrió la mente y me abrió el camino de mi vida”, rememora.

Para entonces, comenzó con un coche a transportar emigrantes a los que él mismo le buscaba empleo y los ubicaba. Pero resulta que a Pepe Hidalgo le quitaron las líneas o rutas para la transportación en los autobuses para asignarlos a personas más influyentes.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.