Prisilla Rivera: "Jamás pensé que mi carrera terminaría sin una medalla olímpica"

Capitana de las Reinas del Caribe, Priscila Rivera. F.E

Tal y como lo había anunciado meses atrás, la capitana del equipo de voleibol dominicano, Prisilla Rivera, se retirará de las canchas, luego de 20 años en la disciplina deportiva, donde alcanzó lauros, representando a la República Dominicana.

“Después de más de 20 años en las diferentes categorías del proyecto nacional de voleibol femenino de la República Dominicana y de haber dado absolutamente todo de mí, incluso en ocasiones hasta más de lo que se me exigió, llega el momento de decir adiós con cierta nostalgia porque cuando amas lo que haces como yo he amado este deporte, representar mi patria y mi gente es imposible no sentir esa punzada en el corazón”, expresó mediante un mensaje colgado en su cuenta de Instagram, tras enfrentar a los Estados Unidos en Tokio.

Rivera confesó que jamás pensó terminar su carrera sin una medalla olímpica, no obstante agradeció el cariño que ha recibido a lo largo de su trayectoria en la disciplina.

Aseguró que continuará representando su  país en otras funciones y pidió a los dominicanos que la recuerden como la gran atleta que es.

“Siempre soñé con ganar esa medalla olímpica sin importar el color, no pude obtenerla en estos mis últimos Juegos Olímpicos, pero lo cierto es que el respeto, el cariño el apoyo, que he recibido y seguiré recibiendo por parte de ustedes tiene para mí un valor incalculable y esa para mi será mi medalla”, manifestó. .

A continuación el texto íntegro que colgó la atleta en su red social

Después de más de 20 años en las diferentes categorías del proyecto nacional de voleibol femenino de la República Dominicana y de haber dado absolutamente todo de mi, incluso en ocasiones hasta más de lo que se me exigió, llega el momento de decir adiós con cierta nostalgia porque cuando amas lo qué haces como yo he amado este deporte, representar mi patria y mi gente es imposible no sentir esa punzada en el corazón. También con alegría porque me voy con la satisfacción de que no me quede con nada, que me esforcé al máximo, que no tengo cuentas pendientes conmigo y que cada gota de sudor siempre valió la pena sin importar el costo de cada una ellas.

Les confieso que jamás pensé que mi carrera terminaría de esta manera, siempre soñé con ganar esa medalla olímpica sin importar el color, no pude obtenerla en estos mis últimos Juegos Olímpicos, pero lo cierto es que el respeto, el cariño el apoyo, que he recibido y seguiré recibiendo por parte de ustedes tiene para mi un valor incalculable y esa para mi será mi medalla.

Seguiré representando mi país pero desempeñando otras funciones, asumiendo otro rol y aunque no me vean en la cancha créanme que estaré por ahi cerca. Jamás me alejaré de mi familia que elegí y que ha recorrido este camino conmigo, recuerden que yo he sido esa gran atleta pero con ayuda de ellas al igual que ellas con mi ayuda, de eso siempre se ha tratado el trabajo en equipo.

Gracias le daré a Dios hasta el último día de mi vida por haberme dado la oportunidad de representar mi país, por no permitir que desistiera, por darme fuerzas cuando pensé que no podía y por darme la sabiduría y capacidad de tomar las decisiones correctas en los momentos de angustia.

Nos veremos en la copa en septiembre para despedirme en mi casa, con mi público, con mi familia y llevar esa bandera en mi pecho, escuchar y cantar una última vez nuestro Himno Nacional dentro de la cancha.

Te amo

 

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.