Qué significa para Irán y para el mundo la victoria de Ebrahim Raisi

El ultraconservador Ebrahim Raisi será el próximo presidente de Irán después de que un recuento parcial de votos le diera una ventaja indiscutible en las elecciones celebradas en el país persa.

Se impuso a otros tres candidatos en unas elecciones presidenciales a las que varios aspirantes no pudieron presentarse y que registraron una participación ligeramente inferior al 50%, significativamente menor que en 2017, cuando el 73% de los votantes acudieron a las urnas.

La televisión estatal afirma que Raisi ha recibido el 62% de los votos en la mañana del sábado, casi 18 millones de los más de 28 millones emitidos.

Raisi es el principal juez de Irán y tiene opiniones ultraconservadoras.

Está sometido a sanciones de Estados Unidos y se le ha relacionado con ejecuciones de presos políticos en el pasado.

El presidente de Irán es el segundo funcionario de mayor rango en el país, después del líder supremo, el ayatolá Alí Jamenei.

Tiene una gran influencia en la política interior y en los asuntos exteriores, pero es el ayatolá quien tiene la última palabra en todos los asuntos de Estado.

Los partidarios de la línea dura de Irán se oponen a mayores libertades sociales y desconfían de Occidente, aunque algunos están a favor de volver a un acuerdo internacional sobre la actividad nuclear de Irán.

¿Qué significa su victoria para Irán y el mundo?

Muchos sostienen que bajo el mandato de Raisi, los partidarios de la línea dura de Irán tratarán de establecer un sistema puritano de gobierno islámico.

Esto significa más controles sobre las actividades sociales, menos libertades y puestos de trabajo para las mujeres y un control más estricto de las redes sociales y la prensa.

Los partidarios de esta línea desconfían de Occidente, pero se cree que tanto Raisi como el líder supremo, Jamenei, son partidarios de volver a un acuerdo internacional sobre la actividad nuclear de Irán.

¿Quién es Ebrahim Raisi?

Este clérigo de 60 años ha ejercido como fiscal durante la mayor parte de su carrera.

Fue nombrado jefe del poder judicial en 2019, dos años después de que perdiera contundentemente frente a Rouhani en las últimas elecciones presidenciales.

Raisi se ha presentado como el mejor candidato para luchar contra la corrupción y resolver los problemas económicos de Irán.

Sin embargo, muchos iraníes y activistas de derechos humanos han expresado su preocupación por su papel en las ejecuciones masivas de presos políticos en la década de 1980.

Irán nunca ha reconocido las ejecuciones masivas y Raisi nunca ha abordado las acusaciones sobre su papel en ellas.

¿Fueron libres las elecciones?

Casi 600 aspirantes, entre ellos 40 mujeres, se inscribieron para las elecciones.

Pero al final sólo siete hombres fueron aprobados el mes pasado por los 12 juristas y teólogos del Consejo de Guardianes, un órgano no electo que tiene la última decisión en cuanto a la idoneidad de los candidatos.

Tres de esos candidatos se retiraron posteriormente antes del día de la votación.

En respuesta a esto, algunos disidentes y reformistas prometieron boicotear las elecciones.

Kasra Naji, especialista del servicio persa de la BBC, afirma que muchos iraníes han considerado las elecciones como una descarada toma de poder por parte de los partidarios de la línea dura, que parecen haber decidido que nunca podrán ganar unas elecciones libres y justas, a juzgar por sus resultados anteriores.

El Plan de Acción Integral Conjunto, firmado en 2015, otorgó a Irán un alivio de las sanciones occidentales a cambio de limitar sus actividades nucleares.

FUENTE: BBC NEWS

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.