Sigue ocupación en ribera de afluentes

Siguen las construcciones de viviendas en ribera, arroyos y cañadas.

Santiago. La construcción de viviendas y la venta de solares en las riberas del arroyo de Nibaje y la cañada de Burgos continúan en crecimiento, hasta el punto de crear barriadas improvisadas que luego se convierten en foco de contaminación.

La más reciente construcción fue levantada prácticamente en el mismo cauce del arroyo de Nibaje, en el barrio La Lotería, al lado de la planta de tratamiento de la Corporación de Acueducto y Alcantarillado de Santiago. Dos empleados de la entidad acuífera dijeron a reporteros de elCaribe, que los propietarios de la construcción dijeron que fueron autorizados por Bienes Nacionales y que, además, contaron con el consentimiento del Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales. El desorden es tal, que algunas personas se dedican a la crianza de cerdos y lo alimentan con la basura que lanzan las familias que levantaron sus casuchas a escasos metros del arroyo.

Alerta

Directivos de la junta de vecinos de La Lotería alertaron a las autoridades sobre la permisibilidad de continuar con la ocupación de la ribera de las fuentes acuíferas. Mientras que, en la cañada de Burgos, se vive una situación similar al arroyo de Nibaje con las construcciones constantes de viviendas. Entidades como la Defensa Civil han alertado en varias ocasiones sobre el riesgo que representa la permisibilidad de construcciones de viviendas en zonas vulnerables.

Desde colegios hasta edificios de apartamentos se han levantado a lo largo de los años en el sector La Lotería, por lo que vecinos y ambientalistas creen que es hora de frenar la situación y buscar una solución de saneamiento. El arroyo de Pontezuela es otra fuente acuífera que en su largo trayecto presenta varios puntos críticos, con vertederos improvisados y cientos de familias ocupando y contaminan toda su ribera.

Unas 52 mil familias viven en vulnerabilidad

Un estudio del Plan de Ordenamiento Territorial de Santiago 2030 establece que más de 52 mil personas viven en condiciones de vulnerabilidad, riesgo y peligro entre arroyos y cañadas. Creen que se hace necesario trabajar con colectores para poder tratar las aguas domésticas que son lanzadas por residentes a estos afluentes. Esto también incluye basura y escombros.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.