Solidaridad para afrontar la compra de útiles escolares en tiempo de crisis

Diana dio vida a unpequeño proyecto cooperativo de intercambio, donación y venta a bajo costo de libros. Danny Polanco
La necesidad de una madre de comprar a bajo costo los libros y otros útiles escolares para sus tres hijas generó una iniciativa de cooperación y autogestión entre padres de la que se han beneficiado más de 400 familias

Diana Cáceres, madre de tres niñas que estudian en el colegio Cardenal Sancha, no tenía dinero suficiente para comprar todos los libros y útiles escolares que sus hijas necesitaban para iniciar el año escolar en medio de la crisis que ha generado la pandemia causada por el nuevo coronavirus. Y se le ocurrió una idea: hizo un arte de redes sociales en el que informaba que quería realizar un intercambio de libros con padres que estuvieran en una situación similar y lo envió a sus grupos de WhatsApp del colegio.

De ahí surgió un pequeño proyecto cooperativo de intercambio, donación y venta a bajo costo de libros (no se puede vender nada por encima de los RD$400 pesos), que ha llegado ya a más de 400 familias, principalmente con hijos inscritos en el Cardenal Sancha, aunque poco a poco ha incluido a padres y tutores de otros centros educativos.

“Fue una idea que surgió en base a una necesidad personal: necesitaba útiles escolares, tengo tres niñas en el colegio. Entonces hago una publicación. El primer día en el grupo se agregaron 70 personas, para el segundo día 150 y al tercer día casi 300 personas”, cuenta Cáceres, que siguió en la iniciativa aun después de haber conseguido los útiles de sus hijas. Su ejemplo fue seguido por otros padres que continúan ayudando a familias que lo necesitan.

Y un gesto de solidaridad llevó a otro. Padres del colegio Cardenal Sancha han donado útiles a padres de otros colegios. Ellos a su vez han sido beneficiarios de la generosidad de padres de otros centros educativos, que los han ayudado a ahorrar. Comprar los libros y todos los útiles escolares a un estudiante de básica o secundaria puede costar entre RD$14,000 y RD$20,000.

“Agradezco a padres del colegio Quisqueya que han cruzado a Santo Domingo Este, desde el Distrito, a traerme cajas y cajas de libros que ellos no van a necesitar y que son los que se están usando en el Cardenal Sancha, es un movimiento de solidaridad que ha llegado a más de 400 familias”, dice Cáceres, feliz de ver cómo ha evolucionado una iniciativa que solo pretendía un pequeño intercambio entre padres para aliviar la economía familiar.

¿Cómo funciona la iniciativa?

Diana Cáceres creó un grupo de WhatsApp, al que se ingresa con un enlace o al contactar con alguien que ya forme parte de la red de padres. Al ingresar, se informa al grupo lo que se desea hacer: vender, donar o intercambiar. Para los intercambios, el grupo solo sirve de facilitador, y si dos padres tienen intereses en común, pueden gestionar su intercambio en privado.

Pero, hay gente que quiere donar, en ese caso, coordina con Diana y lleva los libros y útiles a un lugar acordado. Diana anuncia en el grupo los materiales de los que dispone y si alguien los necesita o conoce a alguien que los necesite, se gestiona la recogida.

Como la iniciativa ha crecido, se necesitan voluntarios que ayuden a gestionar donaciones: cuando se requiere ayuda, se coloca un mensaje pidiendo ayuda, y los padres que pueden se apuntan para apoyar. Por ejemplo, en un mensaje se solicitan dos o cuatro voluntarios para organizar y responder mensajes de WhatsApp y recibir o buscar libros durante el fin de semana. Una de las integrantes del grupo, Yelena Stepan, responde e indica el tiempo que tiene disponible para dedicarle a la iniciativa.

Otros padres ayudan a ubicar, a través de bibliotecas virtuales que facilitan libros gratis, obras literarias pedidas por los colegios, y las comparten con sus compañeros de grupo. De esa forma, todos ahorran dinero en libros que ya están liberados de derechos de autor: alguien manda un archivo PDF del Principito, la famosa obra de Antoine de Saint-Exupéry, otros han dado con libros clásicos de la literatura dominicana.

No solo se han compartido libros: hay padres que se han animado a donar uniformes o zapatos, lo que ha resultado muy útil en estos momentos, cuando muchas familias de ingresos medios y bajos han perdido sus fuentes de trabajo. En el país, al menos un millón de trabajadores y trabajadoras han sido suspendidos de sus empleos, según datos del Ministerio de Trabajo. La crisis también ha afectado a profesionales independientes y dueños de pequeños negocios.

Recomendaciones y gratitud

También el grupo sirve para buscar referencias que permitan ahorrar, en caso de que no sea posible encontrar los libros por intercambio. Un padre explica que no puede conseguir sus libros vía donación o intercambio porque su colegio le pide las ediciones más recientes, publicadas este año, y pide sugerencias de dónde o cómo conseguirlos más baratos. Otros le dan ideas de tiendas y librerías con descuentos, y también de recursos en línea.

Los mensajes de gratitud entre los padres abundan en el grupo. Danilo Díaz, escribió: “Los felicito a todos por esta iniciativa de colaboración, ¡unidos somos más fuertes! Esto debe hacerse permanente año tras año”

Celia Novas les dice a sus compañeras: “Buenos días, madres. Dios nos bendiga poderosamente y las gracias a esas madres que tuvieron la iniciativa y la dedicación de ayudar a padres a satisfacer esta necesidad. Que ese mismo Dios en quien creemos, devuelva en bendiciones a esas madres destacadas en esta tarea, gracias. De manera particular, conseguí una parte y lo agradezco como si fueran todos. La ayuda se sintió”.

¿Cómo colaborar con la iniciativa o crear otros espacios similares?

Diana Cáceres explica que lo ideal es que los padres creen grupos colaborativos en sus mismos colegios porque pueden compartir los materiales específicos que ahí se utilizan. De todos modos, si desean unirse a su grupo para donar o recibir donaciones, pueden escribir a WhatsApp 809 723-3749.
Cáceres dice que, de forma voluntaria, puede asesorar a padres de otros colegios para que organicen sus grupos, porque con esta iniciativa ha aprendido, sobre la marcha, a gestionar el tiempo y el trabajo voluntario.

Y usted, ¿conoces alguna iniciativa cooperativa o de economía solidaria para hacer frente a la crisis económica causada por la pandemia?

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.