Perdieron el olfato por covid y su hijo de 2 años les salvó la vida al alertarlos del incendio que devoró su casa

El pequeño Brandon Dahl, de 2 años, despertó a sus padres quienes habían perdido el olfato por el COVID-19 y les alertó del fuego justo a tiempo para poder escapar. Fotos: Nathan Dahl/GoodMorningAmerica
El pequeño Brandon Dahl, de 2 años, despertó a sus padres quienes habían perdido el olfato por el COVID-19 y les alertó del fuego justo a tiempo para poder escapar. Fotos: Nathan Dahl/GoodMorningAmerica

Un rescate “milagroso” ocurrió en Texas donde una familia pudo haber muerto en un incendio que destruyó su casa si no fuera por el actuar de su hijo de dos años que logró identificar el olor a humo y alertó a sus padres.

Brandon Dahl, de 2 años, entró en la habitación de sus padres Nathan y Kayla Dahl el 15 de enero y al ver que estaban dormidos los despertó con una advertencia.

“Me dio golpecitos en los pies en la cama y estaba tosiendo y diciendo: ‘Mamá, caliente. Mamá, caliente’”, contó la madre al programa Good Morning América.

“Me di la vuelta. Miré y todo lo que vi fueron llamas en la entrada”, afirmó.

Kayla Dahl dijo que tanto ella como su esposo se estaban recuperando de COVID-19 y habían perdido el sentido del gusto y el olfato, una complicación común del virus.

Sin poder oler el humo que llenaba su casa, Kayla Dahl dijo que fue gracias a la advertencia de Brandon que la familia pudo escapar del fuego.

Los Dahl y sus cinco hijos, incluido Brandon, lograron salir de la casa de forma segura, que quedó completamente destruida por el incendio.

“Todo desapareció. Perdimos mi auto. Todo dentro de la casa”, dijo Kayla Dahl. “Brandon nos salvó. Estaba envuelto en los brazos de Dios para ayudar a protegerlo y asegurarse de que toda nuestra familia pudiera salir”.

Los Dahl creen que el fuego fue causado por un calentador de gas en la sala de estar de la casa. Dijeron que la alarma contra incendios en su casa solo se activó después de que escaparon.

Una vez que Brandon les alertó del incendio, la familia pudo escapar rápidamente gracias a que Nathan Dahl, un bombero voluntario de seis años de experiencia, preparaba a sus hijos de forma rutinaria para un incendio.

Además de enseñar a los niños, incluido Brandon, a mantenerse alejados de los objetos calientes, como la estufa, también los preparó para escapar rápidamente de la casa en caso de emergencia.

La familia cataloga lo ocurrido como un milagro, pues unos minutos más tarde pudieron haber sido suficientes para impedir que escaparan ilesos.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.