Sugieren ministerios de Agricultura RD y Haití se unan para enfrentar la fiebre porcina 

 El exsenador y porcicultor fronterizo, agrónomo Mario Torres, sugirió este domingo al presidente Luis Abinader, instruir al ministerio de Agricultura para que coordine acciones contra la Fiebre Porcina Africana (PPA), con las autoridades de sanidad animal haitianas.

Indicó que la tarea de erradicar de la isla esa enfermedad “sólo puede lograrse de manera rápida y segura, uniendo los organismos pecuarios de ambas naciones”, porque de nada serviría que de este lado de la frontera se sacrifiquen todos los cerdos, si no se hace lo mismo en Haití”.

Entrevistado en el programa “Así Vamos, con Héctor Guzmán”, que se difunde cada domingo a las 10:00 AM por TRA Teleradio América, Torres opinó que sin la unificación de esfuerzos "será imposible controlar el intercambio de mercancías semanalmente en la frontera"”.

“Ante la gravedad del problema, tiene que haber necesariamente una coordinación para en corto plazo poder reponer los cerdos que se deben eliminar en ambos territorios, lo que podrá hacerse cuando no haya focos de la enfermedad”, refirió.

Torres dijo estar convencido de que la PPA entró por la frontera, específicamente por Dajabón, “independientemente de lo que puedan opinar las autoridades agropecuarias del país”, de que fue en Montecristi donde se produjeron las primeras muertes de cerdos.

Agregó que posiblemente la muerte de esos animales en esa provincia fueron las primeras que las autoridades detectaron y dieron a conocer, “pero ya en la frontera “desde mayo habían fallecido miles de cerdos”.

Citó el caso de su granja, donde dijo tenía un promedio de 400 cerdos de engorde, de los cuales primero murieron 50, en junio fue el doble, “pero eso no fue reportado”.

Dijo que, ante el agravamiento de la enfermedad, se comunicó con el ministerio de Agricultura para que le enviaran un técnico que hiciera un levantamiento y le diera asistencia técnica, “pero éste (el experto) tenía el concepto de que se trataba de una neumonía, la causa de las muertes por falta de respiración… se asfixiaban”.

Contó que por su experiencia vivida cuando el país vivió una experiencia similar en 1978 y hubo de sacrificarse toda la población porcina, dijo haber comprobado que los síntomas presentados por los cerdos ahora eran iguales a los de aquella ocasión, “pero como yo no soy veterinario, no quise entrar en una discusión”.

La población porcina

Torres afirmó que el número de cerdas madres en el país actualmente ronda las 80,000 con una producción de 110 mil cerdos mensuales, los que al llegar al tiempo de su sacrificio tienen un promedio, cada uno, entre siete a 10 quintales.

Respecto a la experiencia que vivió el país con la FPA durante el gobierno de Antonio Guzmán, el entonces recién graduado del Loyola en Dajabón -, dijo que fue algo terrible, porque el problema pudo entenderse de qué se trataba tres meses después de comenzar las muertes de los cerdos.

“Por suerte, el presidente Abinader, en una medida correcta y de apoyo al sector pecuario tan sufrido, ordenó pagar a los propietarios de los cerdos sacrificados de inmediato los kilos que tenían al momento de eliminarlos.

Pérdida de empleos

Torres entiende que, debido a la inminente desaparición de la población porcina, muchos serán los que verán suspendidos sus ingresos, por lo que solicitó al gobierno facilitarle ayuda a través de los programas sociales “en lo que consiguen otro empleo”.

Dijo que una solución rápida del problema sería facilitar financiamientos a un módico interés, a los pequeños y medianos productores para habilitar sus granjas ociosas para criar chivos, pollos para carne o la producción de huevos.

El canal haitiano

De otro lado, el dirigente político, dijo que confirmó la paralización de los trabajos en el canal de riego que construye el gobierno haitiano sobre el rio Masacre, pero cree que fue, por la situación política que vive el país, luego del asesinato del presidente Jovenel Moise.

Expresó que una vez sea normalizada la situación, los haitianos reanudarán los trabajos en el canal de riego, porque esta es sólo es una pausa forzada por la crisis que se vive allí, por lo que supone continuarán hasta concluirlo.

Otro aspecto al que pidió la atención inmediata del gobierno es la realización de un inventario de los recursos hídricos de la región fronteriza.

“El río Artibonito debe aprovecharse más, por el gran caudal que tiene. Ya el presidente ha anunciado el interés de su gobierno de construir una presa, que va a beneficiar a los dos países con la irrigación de miles de tareas, generación de energía y abrir en la frontera zonas francas con energía suficiente y permanente”, planteó.

Más zonas francas

Sobre este último aspecto, Torres estimó que la mejor forma de la República Dominicana ayudar a Haití es desarrollando proyectos e inversiones que impacten su economía, a través de parques industriales.

“Un ejemplo de esto es la zona franca que instalaron empresarios de Santiago, en la frontera, próximo a la ciudad de Juana Méndez, donde unos 15,000 trabajadores haitianos se ganan el sustento familiar”, agregó.

Dijo que ese centro industrial es el más importante que hay en Haití, “porque la riqueza crea el desarrollo, y la mejor valla que podemos levantar en la frontera es la instalación de zonas francas e industrias que creen más empleos, porque impacta en ambos lados”.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.