“El 4% se debe invertir en capacitar más al docente”

Ramírez afirma que se deben rescatar los valores y la integración familiar en las escuelas.

La construcción de nuevos centros educativos beneficia a algunos sectores del Gran Santo Domingo

Uno de los problemas que tiene el sistema educativo dominicano es la sobrepoblación en las aulas, debido a la falta de construcción de escuelas para suplir la demanda educativa. Otra necesidad es la  capacitación de los maestros en diferentes áreas.

De ahí que una parte del 4% del PIB que recibe el Ministerio de Educación debe ser invertido en construir nuevas escuelas, terminar las que se han iniciado, reparar las que están en condiciones deplorables, y ofrecerle más becas a los docentes para que puedan tener una mejor preparación.Elsa del Carmen Ramírez, directora del centro educativo Fátima Oscar Santana, del sector Gualey de la capital, conversa con elCaribe sobre las necesidades que tienen en el centro, y de cómo invertir para que haya una mejor calidad en la educación. “La inversión del 4% en educación debe dedicarse a la construcción de escuelas y en preparar más a los maestros, especialmente en el área de tecnología, porque la mayoría de ellos tienen más de 20 años en el servicio lo que indica que se educaron sin tecnología, y a veces se hace difícil que se empoderen de ella”, destacó la directora Ramírez.

De acuerdo a su experiencia en el centro ¿Cuáles necesidades tiene esa escuela?

Una de las necesidades prioritarias que tiene esta comunidad de Gualey es la construcción de escuelas. Esa es una de las razones por las que no somos todavía tanda extendida, porque para eso tendríamos que sacar la tanda de la tarde completa, y la verdad es que aquí se necesita mucho de la escuela.

¿Cómo logran que los niños no se sumerjan tanto en las situaciones de violencia que existen en el barrio?

Ciertamente, la escuela lo que hace es formar, no solo a los estudiantes, sino también a los padres. Y en razón a eso el departamento de psicología y de orientación, trabaja junto con los padres todas estas situaciones que afectan a los niños. En el centro tenemos dos días para trabajar las situaciones de algunos niños, como es ver su perfil, de dónde viene, quiénes son sus padres, y en ese sentido le damos seguimiento, porque en este barrio hay niños que viven con un tío, un abuelo, y a veces cuando salen de la escuela para su casa no encuentran a nadie, y tiene que entrar solo, en medio de situaciones de delincuencia que viven los barrios. Sin embargo, con esos niños que están solos en los apartamentos, lo que hacemos es socializar con el familiar, y ayudarlos hasta donde nosotros podamos. La escuela también trabaja con los niños que son agresivos con sus amiguitos. En definitiva, hemos logrado rescatar varios niños del barrio.

¿El centro tiene programas que le ayuda a fortalecer la educación de los niños?

Sí, ahora tenemos un programa para el próximo año escolar que es trabajar con los niños de pre primaria a sexto, y otras escuelas vecinas trabajarían con los alumnos de séptimo y octavo hasta el primero. Pero también nosotros tenemos un cuidado con los alumnos de este barrio, especialmente por los que vienen de hogares con problemas. Pero además, aquí le damos mucho cariño y le hablamos sobre el respeto y el valor de la familia, y a veces lo que hacen es se les salen las lágrimas y algunos se desahogan; y eso es un buen paso para nosotros ayudarlo.

¿De qué manera integran a la familia en la escuela?

Lo hacemos por medio de la escuela de padres, de las reuniones que hacemos durante el año y de las asambleas de padres. Ahí nosotros trabajamos la fortaleza y debilidades del centro y la ayuda que ellos tienen para los niños en el centro. Además ellos tienen unos libros para ayudar a los niños en su aprendizaje.

¿Qué diferencia encuentra en la educación de antes y la que se imparte ahora?

La educación antes era todo el maestro, ahora ha cambiado mucho. Ya el maestro viene siendo un facilitador de ayuda para los estudiantes, especialmente para los alumnos de séptimo en adelante el maestro está para guiarlo en su aprendizaje y enseñanza. Es decir, que no todo es el maestro. En estos tiempos también tenemos formada en cada centro la sociedad de padres que son personas elegidas por los mismos padres de los niños y vienen a la escuela a ayudarnos. Tenemos escuela de padres, y por medio de esa sociedad de padres se eligen la escuela de padres, donde se les enseña a ellos como ayudar a los niños en el aprendizaje, en valores y educarlo cada día mejor.

¿Qué se podría rescatar de la educación tradicional?

Los valores y la integración de los padres en las escuelas. Los padres ahora, la mayoría tienen acceso a la educación y así pueden ayudar a sus hijos. Antes se apreciaban los valores que se enseñaban desde la casa, porque la madre no tenía que ir a trabajar, había más dedicación y más apoyo.

¿Cómo considera las iniciativas del Minerd?

Todos los cambios que hasta ahora se han ido dando en el Minerd han sido para mejorar la educación. Incluso nosotros mismos comenzamos el bachiller en servicio ayudando a uno a mejorar cada día en los aprendizajes, en el desarrollo, y hasta ahora al maestro se le facilita las becas para ir creciendo cada día más. Los cambios que el sistema nos han beneficiado mucho, porque el maestro antes no tenía evidencia del trabajo que hacía ni grupo pedagógico que verifique el trabajo y le indique en que debe mejorar; todos esos cambios han sido beneficiosos porque ahora un maestro tiene ahí una malla curricular que le ayuda muchísimo. Antes el gestor era como un cuidado, pero ahora hay que estar preparado para poder darle seguimiento al grupo de maestro y a todo el personal administrativo y de apoyo. Hay que estar preparado, porque si las personas no están preparadas, no hay avances, ni calidad educativa en el país.

¿Qué recomienda usted para que haya una buena calidad educativa?

Velar por los jóvenes, darle apertura, seguir abriendo las brechas para la juventud, y tratar de que el ministerio tenga una mirada más de cerca con los padres de los niños de las escuelas, que desde allá arriba, desde el Minerd, se hagan algunas gestiones para una mejor integración de los padres.

¿Cuáles cosas se podrían lograr con una educación de calidad?

La educación es todo, porque con ella es que podemos levantar nuestro país, podemos mejorar esta calidad, para que no quedemos en los renglones que hemos quedado fuera del país. También, a través de ella, se pueden rescatar los valores, nuestras raíces. Estamos educando en valores, pero hay que reforzarlo más. Hay que tener una mirada más en las familias más vulnerables de estos barrios, que no sea aportarle lo económico nada más, sino trabajarle en los valores.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.