Los abrazos pendientes

Compartir

Abrazar es mucho más de lo que el diccionario define como “Acto de rodear con los brazos a alguien o de hacerlo dos personas entre sí, como muestra de afecto, cariño, felicitación, etc.” Es contacto que provoca comunicación de almas; es entrega de ambas partes y aunque suene extraño, no todos saben abrazar.

Lejos del abrazo carnal, de la comunión de cuerpos en el sexo, de las relaciones románticas, al margen de la atracción sexual y del acercamiento con fines distintos, el abrazo de dos personas que se identifican en su afinidad sensorial, provoca reacciones que a la ciencia se le hace difícil explicar. El “vainavirus”, causante de la pandemia del bautizado como Covid 19, que ha puesto patas arriba a la humanidad toda, arrastra infinidad de consecuencias que afectan el equilibrio emocional de todos, ordena el distanciamiento físico y prácticamente reduce los abrazos a una añoranza emocional.

Esa ausencia de abrazos hace aún más difícil la superación de las angustias propias del encierro, de los miedos patentes y de la actuación colectiva. Teorías, opiniones, criterios múltiples y antagónicos definen el ambiente de pandemia sin futuro cierto y con aprehensiones diversas y apremiantes. La vida se nos ha dañado y su calidad se encoge limitando acciones, reduciendo la interacción y provocando la separación, pero más que nada que el abrazo ahora es casi una agresión, una “ofensa” creando una gran disyuntiva: el corazón impulsa, los brazos quieren, el cuerpo reclama y la razón lo perturba todo.

Debo abrazos, muchos y las “finanzas” emocionales expresan un déficit de entregas y recibos de esas expresiones simples de cariños, que alegran el alma, regocijan el corazón y producen efectos terapéuticos no medibles por ciencia alguna. Tengo pendiente recibir miles de abrazos y mientras me debato entre el impulso espontáneo casi incontrolable, de abrazar y ser abrazado en el obligado distanciamiento. Debe llegar el día de equilibrar esas debidas de abrazos pendientes: con las criaturas que precisan de ellos como alimento para que sus almas se desarrollen sin déficits emocionales; a los hijos, padres y hermanos a los que hemos restringido esa entrega emocional que en cada abrazo se da.

A los amigos especiales que aprecian los abrazos y cultivan el culto a la amistad sincera, matizada por esas expresiones corporales en la que sentimos al otro adherido a nuestro cuerpo mientras flueye el cariño verdadero. El Covid nos ha alejado momentáneamente en lo físico, pero conservamos la adicción a los abrazos y experimentamos las vías para mantener vivos los afectos, los aprecios, el amor en todos sus grados y manifestaciones.

Revisa tu cuenta “abrazos” para saber por donde andan tus balances y estoy seguro de que afrontas un profundo déficit. En el mío, hay aún muchos pendientes por dar y recibir en este daño emocional colateral y no evaluado. Estos tiempos de alteración emocional me han convencido de que dependo de esos abrazos extraviados.

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias mas importantes de la actualidad.

Compartir