El cine coreano, un fenómeno global más allá de “Parásitos”

Bong Joon-Ho hizo historia en una gala del Óscar que se rindió a sus pies.

El triunfo de Parásitos de Bong Joon-ho en los Oscar, con cuatro premios incluido el de mejor película, supone un antes y un después para el cine coreano pero no es un fenómeno aislado sino la culminación de una cinematografía que en las últimas décadas ha apostado por el riesgo y la crítica social.

La llamada ‘nueva ola de cine coreano’ se inició en la década de los 90 tras la llegada de la democracia a Corea del Sur y empezó a alcanzar notoriedad a partir del 2000 con la complicidad del gobierno y de los festivales internacionales para dar a conocer el talento artístico, según ha explicado a Efe Gloria Fernández, experta en cine coreano y fundadora de Cine Asia. “Con la democracia se produce una auténtica explosión y empiezan a surgir nuevas voces que sienten que por fin pueden hablar sin tapujos y en libertad”, afirma Fernández.

Riesgo, estética y crítica social

La experta menciona a autores como Park Chan-wook o Kim Ki-duk, pasando por Kim Ji-woon, Lee Chang-dong o Hong Sang-soo.Diversos estilísticamente, estos autores tienen algunos elementos en común. “Todos están muy arraigados a lo que pasa en su país, la historia y la actualidad, y son muy críticos; en sus filmes siempre encontramos elementos que definen a la sociedad coreana”, señala.

Además, suelen apostar por guiones arriesgados y por mezclar géneros, como hace Parásitos, que empieza como un drama social y deriva en auténtico terror sin renunciar a un humor de lo más irreverente.

Corea del sur y el “Soft Power”

Fernández va aún más lejos a la hora de enmarcar este fenómeno y habla de un movimiento promovido desde el gobierno coreano para difundir internacionalmente su cultura como un bastión de su diplomacia, lo que se denomina “poder blando” (soft power). “Se denomina así a todo el trabajo que se hace desde el Estado para atraer la atención internacional a través de su cultura”, explica.

“Corea empezó con la tecnología, después pasó al cine y a la música con el k-pop, también las series, ahora mismo pueden verse muchísimas telenovelas coreanas en Netflix, y últimamente están apostando por la gastronomía, abriendo muchos restaurantes”.

Bong Joon-ho antes de ‘Parásitos’’

Parásitos supone la culminación de la carrera internacional de Bong Joon-ho, pero el cineasta es de los más taquilleros en su país pese a su cine incómodo. Fernández destaca su segunda película, Memories of murder (2003), en la que también combina diferentes tonos y ritmos para contar un caso real. Se trata de un asesino en serie que entre 1986 y 1991 sembró el terror en un pequeño pueblo coreano donde violó y asesinó a una decena de mujeres entre 13 y 71 años, mientras desde las altas esferas trataban de silenciarse los hechos.

Kim Ki-Duk, el pionero

Kim Ki-duk fue uno de los primeros en darse a conocer con un cine experimental, pausado y cruento. Hierro 3 (3-Iron) (2004) es un buen ejemplo con el que ganó el León de Plata al mejor director del Festival de Venecia.

Cuenta la historia de un joven motorista que vive ocupando casas aprovechando la ausencia de sus propietarios. En una de sus visitas conoce a una exmodelo, maltratada por su marido y que vive encerrada en la casa, y surge el amor entre ellos. Ella empieza a acompañarlo en sus incursiones, hasta que son descubiertos.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.