Expectativas en mundo del entretenimiento

Compartir
Los Premios HEAT anunciaron su nueva fecha de entrega en Punta Cana.
Empresarios prevén que será último renglón en reactivarse

La República Dominicana inicia este miércoles la reactivación gradual de las actividades económicas, manteniendo las políticas necesarias para continuar la lucha contra la COVID-19, pandemia que, hasta el pasado domingo, había cobrado la vida de 434 personas en este país caribeño.

En esta primera etapa, el presidente Danilo Medina dijo que aún no podrán abrir los espacios de entretenimiento o recreación, como cines, teatros, gimnasios, eventos artísticos, deportivos y culturales. Así como marchas, mítines y caravanas, plazas comerciales, juegos de azar y el sector hotelero, entre otros.

Mientras tanto, ya los primeros montajes artísticos comienzan a ser anunciados. Los productores de la quinta edición de los Premios HEAT informaron que la nueva fecha de la ceremonia de entrega de estos galardones será el próximo 12 de noviembre de este 2020, en la playa del exclusivo Hard Rock Hotel & Casino Punta Cana.

Algunos empresarios artísticos prevén que el mundo del entretenimiento en vivo es el último renglón de la economía que se va a reiniciar tras la pandemia. Esta opinión tiene sentido.

“Indiscutiblemente, la industria del entretenimiento es una de las más afectadas. Por su naturaleza, se desarrolla con grupos grandes de personas y es lo que menos se quiere en estos momentos. Debemos estar conscientes de que nos tocará ser de las últimas fases para abrir, nuestra recuperación se tomará tiempo.Nos toca adaptarnos a nuevas maneras de hacer nuestro trabajo, que desde ya implica más creatividad en todos los ámbitos”, sostuvo el reconocido productor Alberto Zayas.

En ese sentido, dijo que ha estado buscando la manera de ayudar a su gremio, ese grupo detrás de un gran evento o fiesta. “Por ellos es que realizamos proyectos como RESISTIRÉ República Dominicana, que gracias a donaciones impacta directamente a los músicos y técnicos del entretenimiento, y a traves de ellos a sus familias. Desde ya estamos orquestando otras iniciativas más.

Aunque las autoridades, a través de sus organismos correspondiente, están ayudando, se necesita más, hay que unirse”, agregá Zayas.

De su lado, el veterano productor de conciertos Amable Valenzuela entendió que desde que comience a reabrirse el turismo, que las líneas aéreas empiecen a operar a todas partes del mundo, y que el beisbol otoño invernal arranque en octubre, esa sería la justificación para comenzar las actividades artísticas.

Lo más importante, de acuerdo al presidente de la empresa Valenzuela productions, es que los productores estén preparados con “cosas diferentes” para cuando llegue ese momento.

Abrazó la idea de que la industria sea reiniciada con los conciertos en las playas y fiestas populares en los pueblos. “Es lo que menos afectaría en medio del Coronavirus; para esto necesitamos tener ayuda de las autoridades locales y de los patrocinadores que apoyan estas iniciativas, una manera más adecuada para retomar el mundo del espectáculo en la Republica Dominicana”, agregó.

También, el empresario artístico Luis Medrano cree que los conciertos en vivo sufrirán cambios significativos, luego que pase el coronavirus., que incluyen salas con menos público y espectáculos que puedan realizarse al aire libre y que la gente disfrute desde automóviles.

“Viene una nueva etapa para asistir a los conciertos masivos y será desde los automóviles”, dijo. Según sus reflexiones, los aforos recibirán menos can­tidad de personas y los que están al aire libre tendrán prioridad.

No obstante, también en­tiende que se podrán reali­zar conciertos en teatros y salones cerrados o bajo te­cho, pero que estos requerirán de otra organización y de un públi­co disciplinado para acatar las medidas de seguridad.

En los eventos futuros, Medrano plantea la nece­sidad de tener túneles des­infectantes, medidores de temperatura, personal es­pecializado de seguridad “y un sistema de acceso y sali­da complejo, pero efectivo”. También sostiene que lle­gó la hora de revisar altas tarifas de orquestas y solis­tas, los costos de montajes y suplidores, y los pagos de impuestos para que la gen­te regrese a los eventos sin desprenderse de un presupuesto alto.

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias mas importantes de la actualidad.

Compartir