La estrella que nunca ganó un Óscar como actor

La muerte de Kirk Douglas, a los 103 años, deja a Hollywood huérfano de una de sus mayores leyendas.

Kirk Douglas fue uno de los mayores iconos de Hollywood, pero la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas le dio la espalda hasta en tres ocasiones en las que fue candidato como mejor actor al Óscar, premio que finalmente recibió a título honorífico en 1996.

Su primera nominación le llegó con la historia de boxeo El ídolo de barro (1949), aunque la estatuilla fue a parar a Broderick Crawford por “El político” en una edición en la que también aspiraban al premio Gregory Peck por Almas en la hoguera y John Wayne por Arenas sangrientas. La segunda tentativa fue gracias al implacable análisis de la industria del cine desde su interior en The Bad and the Beautiful (1952), aunque el trofeo se lo llevó Gary Cooper por High Noon frente a otros nombres como Marlon Brando (Viva Zapata!) o Alec Guinness (The Lavender Hill Mob).

Lust for Life (1956), dando vida al pintor Vincent Van Gogh, tal vez le brindó la más clara ocasión de alzarse con la figura dorada.

Sin embargo, Yul Brynner se impuso con The King and I en el año que vio una candidatura póstuma para James Dean por ‘Giant’ y una nominación para Laurence Olivier, su futuro compañero de reparto en Spartacus, por ‘Richard III’.

A pesar de esos reveses, Douglas, con 79 años, recogió orgulloso el Óscar honorífico que le entregó la institución décadas después de que el actor ofreciera sus mejores trabajos. Y lo hizo apenas dos semanas después de haber sufrido una trombosis que le afectó el habla.

“Veo a mis cuatro hijos. Están orgullosos del viejo”, dijo el intérprete del ‘hoyuelo de oro’ desde el escenario del Dorothy Chandler Pavilion de Los Ángeles, donde unas filas más abajo Michael Douglas no podía dejar de sonreír y aplaudir.

“Y yo también lo estoy. Orgulloso de ser parte de Hollywood durante 50 años. Pero esto es para mi esposa, Anne. Te quiero”, añadió tras recibir el premio de manos de Steven Spielberg.

La Academia indicó entonces que le hacía entrega del Óscar por su trayectoria, por “50 años de fuerza creativa y moral en la comunidad cinematográfica”. Y el propio Spielberg resaltó su labor decisiva para ‘hacer trizas’ la caza de brujas en Hollywood.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.