“La Magdalena”, un monólogo florido de Carlota Carretero

Compartir
Carlota Carretero brinda una actuación de sobrada elegancia como “Magdalena”.

La Magdalena es la obra de una escritora (Marguerite Yourcenar) clave de nuestro tiempo, principalmente por su legado de productos ajustados a la observación y búsqueda de la fidelidad de relatos y acontecimientos, como el caso de la María Magdalena retratada en la Biblia.

El texto da una aproximación hacia el iluminismo por su obvia búsqueda al uso de la razón en contraposición a ritos del oscurantismo, supersticiones y objetivos autócratas, con lo que persigue echar la luz de la razón sobre su objeto de observación para disipar las oscuridades del atraso.

La María Magdalena pintada por la Biblia hereda características de las “pecadoras” como Eva. Caracterizada como rebelde e instrumento del diablo, de causar perdición al género humano, es rescatada por Jesús.

Un relato desgarrador

En la obra se refleja esa rebeldía y un cierto raciocinio extremista, y en un arranque de frustración con Jesús le hace ir del lado de Barrabás uniéndose a los demás que piden el sacrificio de Jesús. En su caso, no está mostrando traición, tampoco arrepentimiento por sus “pecados”, está mostrando su desconcierto con la inacción de Jesús.

Magdalena, cuando se arrepiente, su penitencia no es por sus “pecados” y sí por creer en un hombre que considera Dios Todopoderoso. Su caos emocional es tan grande que la lleva a impugnar a la fe y se abraza a sí misma.

La puesta en escena muestra desviación con esa exposición de la autora. En su lugar, nos trae una escenificación de gran espectacularidad y de una actuación elegante de la impar Carlota Carretero, una actriz singular con registros de voz y modulaciones, así como una gracia infinita en su gestualidad, difícil de dirigir, y esta dirección (de Guillermo Cordero) bien que pudo sacar mucho más de su talento y carisma escénicos, de toda su gama maravillosa y que brinda el personaje en un monologo florido.

Hay que poner atención al texto que es cuasi difuminado con la resplandeciente puesta en escena.

Sinopsis

La Magdalena busca el contacto divino, acudiendo a un lugar sagrado. Una turba de curiosos la sigue, la insulta, la apedrea. Ella los apacigua, ofreciéndoles el testimonio de su salvación.
La obra continurá en escena, los días 10, 11,17 y 18 de agosto en la Sala Ravelo del Teatro Nacional “Eduardo Brito”, a las 8:30 de la noche, y domingo a las 6:30 de la tarde. ¡Imperdible!

Guillermo Cordero reúne un buen equipo técnico

Bienvenido Miranda está a cargo de las luces, Camilo Landestoy en la asistencia de dirección, Renata Cruz en el vestuario, la escenografía es una realización de Carlos Ortega, Jonathan Klembert tiene a su cargo la creación de la cabellera de Magdalena y Ken Makeup es responsable del maquillaje.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.

Compartir