PUBLICIDAD X
CONTINUAR A ELCARIBE.COM.DO

Sólo dos funciones en el Teatro Nacional, 23 y 24 de septiembre

Cuenta una leyenda que en tiempos de la dinastía Ming, entre 1368 y 1644, en China había un gobernante de nombre Wang-Pang. Un día murió su único hijo, muy amado, Liang.

El afligido padre estaba dispuesto a hacer cualquier cosa para devolverle la vida a su hijo, al menos por un tiempo.

En la corte del emperador en ese momento vivía un mago llamado Mang-ti, quien convenció al gobernante de que podía devolverle la vida a su hijo cuando lo deseara. Mang-ti entrenó a sus asistentes diariamente y finalmente usó la magia que ahora conocemos como teatro negro para revivir al príncipe. Luego, cada vez que el gobernante quería ver a su hijo, los asistentes del mago vestidos de negro, invisibles a los ojos del gobernante, devolvían la vida a su amado hijo. Así que de nuevo, como antes, su hijo estaba vivo para el gobernante y permaneció con él hasta el final de sus días.

En aquellos tiempos, los artistas chinos usaban la luz de las velas para proyectar las siluetas de sus títeres en grandes piezas de tela. A finales del siglo XVI, la técnica de proyección de siluetas probablemente penetró en Japón, donde un titiritero llamado Uemura Bunrakuke se familiarizó con ella.

Aquí es de donde proviene la forma mundialmente famosa de teatro de marionetas llamada “Bunraku”. En esta forma de teatro de títeres, dos titiriteros vestidos de negro guían los brazos y las piernas de grandes títeres de aproximadamente 1,5 m de altura. Usan ropa sorprendentemente similar a la ropa de los actores de teatro negros de hoy.

Jiří Srnec es el creador del Teatro Negro de Praga, una de las experiencias escénicas más interesantes del mundo a lo largo del siglo XX, aún increiblemente vivo iniciando el tercer decenio del siglo XXI.

De hecho, Srnec , quien hoy cuenta con 91 años de edad, ha sido junto a Serguei Obrazov, creador del Teatro de Muñecos de Moscú y al mimo francés Marcel Marceau la eminentísima trinidad de la escena mundial.

Días de presentación

El Teatro Negro de Praga, que se presenta este 23 y 24 de septiembre en el Teatro Nacional son los herederos más virtuosos de este arte milenario. Regresan a República Dominicana 15 años después de su última visita.

Jiří Srnec creó su compañía en 1960 y hace justamente 60 años (1962) triunfó en el festival de Edimburgo en Escocia.

En 2011, el presidente de la República Checa, Václav Klaus, le otorgó la Medalla al Mérito por su actividad artística y representación del arte checo en el mundo. Por esta razon el 24 de marzo de 2018, recibió el Premio Thalia 2017 por su destacada contribución artística al arte teatral checo.

Tiene tres hijos que trabajan en el Teatro Negro: el primogénito Jiří Aster Srnec es su mánager, Adéla Srncová es coreografa de danza expresiva e improvisación de danza, y la menor Anna Srncová es miembro de la compañía de ballet del Teatro J.K. Tyl de Pilsen.

Este fin de semana es el encuentro con una expresión teatral única.

Datos del espectáculo del Teatro Negro

Espectáculo: Teatro Negro de Praga
Lugar: Sala Carlos Piantini del Teatro Nacional Eduardo Brito
Producción Local: César Suárez
Pizano
Días: 23 y 24 de septiembre
Hora: 8:30 pm
Boleterías: Uepa Tickets, Jumbo, CCN, Supermercados Nacional, Teatro
Nacional
Precios de las boletas:
• Platea derecha centro e izquierda RD$7,945
•Balcón derecho, centro e izquierdo RD$5,880
• Platea izquierda RD$7,945
El teatro cierra las puertas puntual.

Posted in A & E
agency orquidea

Más contenido por Alfonso Quiñones