PUBLICIDAD X
CONTINUAR A ELCARIBE.COM.DO
ESCUCHA ESTA NOTICIA

La historia de esta parada artística, turística y cultural, ubicada en la calle Archille Michel con Cuba, en Santiago de los Caballeros, nació en una Zapatería. Un grupo de amigos se juntaban las tardes de cada domingos desde las 10:00 a.m. hasta horas de la noche a compartir, bailar y a escuchar música, en la que predominaba el género son.

El negocio era de Antonio Rodríguez, conocido en su comunidad como Don Antonio Keka. Su corazón latía al mismo ritmo que el de los instrumentos con los que se crea este peculiar género originario de Cuba. elCaribe tuvo la oportunidad de conversar con los que han continuado el legado de Don Antonio; su mano derecha conocido como Yayo y sus hijos: Ángel, Pablo, Ricardo y Leonardo.

Don Yayo , amigo de Don Keka, muestra el lugar donde estaba la zapatería e inició todo hace más de 10 años

Yayo mostró a periodistas de este medio, el lugar donde inició todo. En un pequeño espacio que albergaba una zapatería en la que trabajaban él y su amigo Antonio. La misma, pasaba de ser un negocio a un salón de música y baile cada domingo. “Esto era una zapatería, el señor Keka era dueño de ella. Él vivía allá, donde está la música (señalando un local a pocos metros). Poníamos son desde la mañana, bebiéndonos un traguito. Éramos más de 10, nosotros poníamos música y bailábamos, teníamos amigos músicos que nos acompañaban. Esta costumbre inició hace 10 años. Empezábamos aquí en la zapatería y terminábamos allá en su casa, que es hoy conocida como el Son de Keka”, explicó don Yayo.

El ambiente en el que hoy se desarrolla esta actividad se caracteriza por ser bohemio, tranquilo, fresco y con mucho color, por los murales pintados en las paredes a lo largo de la calle, incluyendo uno en honor al fenecido don Antonio.

“Keka murió en agosto del año pasado (2021). Lo velamos aquí. El pidió que bailaran son y son bailamos. Tenía 95 años y era como un muchachito, porque tenía mucha energía”, contó con melancolía.

A la conversación se unió el hijo menor de Keka, Leonardo, quien contó que a raíz de la degeneración de su padre, por los años, llegó un tiempo en el que siempre me pedía que montara esto y lo continuara haciendo. Hace como 5 años, mi esposa y yo creamos las redes sociales que son un vehículo mundial para dar a conocer esto y lo hemos logrado”, reveló.


Agregó que gracias al auge que ha tenido esta actividad domingo tras domingo, el Ayuntamiento de Santiago, agregó el Son de Keka como una parada dentro de la ruta turística del municipio y ahora, “todos los visitantes que vienen a Santiago tienen que pararse aquí a bailar un son… De 3 de la tarde a 9 de la noche, esta calle es de nosotros”.

Para Keka este encuentro dedicado al son era tan importante que “a veces sacaba de su propio bolsillo para que esa actividad no se dejara de hacer y le compraba bebidas a los amigos para compartir… Él lo que quería siempre era estar con sus amigos”. Antes de que Keka falleciera el artista Víctor Brito, visitó el lugar y le preguntó a Antonio ‘¿qué quería que hicieran cuando muriera?’ a lo que él respondió: ‘que nunca pare el son’ y de esa respuesta nace el “Homenaje a Antonio Keka”, un son en honor a él.

Buscan hacer un museo

“Tenemos pensado hacer un museo, nosotros o con ayuda de un empresario. Teníamos pensado hacerlo en otra propiedad cerca porque esto no es de nosotros. También queremos poner una escuela de baile y eso”.

Un mural en honor a Don Antonio (Keka), quien falleció en agosto, 2021.

Legado
“Qeremos continuar con este legado que Don Antonio nos dejó a nosotros, a Santiago, al país, porque ya esto es una actividad del país, no solamente de Santiago porque vienen muchas personas de todas partes de los municipios, de las ciudades, vienen a compartir a pasarse la tarde aquí.

Posted in A & E
agency orquidea

Más contenido por Patria Urbáez