59 años de la CASC

Compartir
Gabriel del Río Doñé, secretario general de la Central Autónoma Sindical Clasista (CASC).

1 de 2

Ayer viernes, 28 de enero se cumplieron 59 años de la creación de la Confederación Autónoma de Sindicatos Cristianos (CASC), hoy Sindical Clasista; pero este año también cumplen 59 años de fundada la Federación Dominicana de Ligas Agrarias Cristianos (FEDELAC), y el Instituto Nacional de formación Agraria y Sindical (CASC), y me siento orgulloso de haber participado en la fundación de esas tres instituciones; CASC, FEDELAC y el INFAS.

A principios del año 1962 un grupo de jóvenes trabajadores dominicanos se reunió el 28 de enero, para constituir la Confederación Autónoma de Sindicatos Cristianos (CASC). Entre sus fundadores estaban Henry Molina, José Gómez Cerda, Gabriel del Río, Jesús Caminero Morcelo, Porfirio Zarzuela, Jorge Cruz Reyes, Rafael Hidalgo, y otros.

Varios de ellos venían de la Juventud Obrera Católica (JOC). Dos de ellos veníamos de estar exiliados en la dictadura de Trujillo (Henry Molina y José Gómez Cerda), otros había estado en la organización FOUPSA.

El 5 de febrero de 1962 quedó formado en Santiago, el Sindicato Autónomo de Industria Farmacéutica (SADIF), en una asamblea general realizada en el Salón de Caballeros de la Iglesia “La Altagracia”, constituyendo así el primer sindicato de inspiración cristiana en la República Dominicana, aprobando una serie de principios y valores humanistas en sus Estatutos y plataforma de lucha.

Esa Asamblea constitutiva fue orientada por el padre Manuel González Quevedo y el sindicalista José Gómez Cerda, quién acababa de regresar al país después de varios años en el exilio. El primer secretario general de esa organización fue Víctor Ramón Bisonó.

En nombre de CASC fue aprobado en una reunión de militantes sindicales reunidos en enero del 62, en Santo Domingo. Quedó constituida con la formación de sindicatos, ligas agrarias y federaciones profesionales y regionales, que en pocos meses se estableció como la primera fuerza sindical del país.

Antes de formarse la CASC, ya existía en República dominicana, el Frente Obrero Unido Pro Sindicatos Autónomos (FOUPSA), que nació con la orientación de Unión Cívica Nacional (UCN), un movimiento político. Esa organización logró agrupar a miles de trabajadores y cientos de sindicatos, pero su orientación era partidista y recibía dinero del Gobierno.

En poco tiempo FOUPSA se dividió, se creó otra organización llamada “Central Sindical de Trabajadores Dominicanos (CESITRADO). Otro grupo de FOUPSA se constituyó en “ FOUPSA LIBRE”, que luego cambió el nombre por Confederación Nacional de Trabajadores Libres (CONATRAL), con fuerte influencia de los norteamericanos y de la ORIT.

Se dice que una de las personas que ayudó a la división de FOUPSA fue el agregado laboral de la Embajada de Estados Unidos, Fred Someford. Un grupo de FOUPSA se fusionó con CESITRADO, y formaron una central llamada “FOUPSA-CESITRADO”.

Regresamos al país a mediados de enero de 1962, junto a nosotros también llegó Emilio Máspero, como asesor del equipo.
Inicialmente se formó un Equipo Nacional, donde estaban Jesús Caminero Morcelo, Gabriel del Río, Porfirio Zarzuela, Jorge Cruz Reyes, Prisco Morales, Henry Molina, Rafael Hidalgo, José Gómez Cerda, y otros.

El domingo 28 de enero de 1962 se realizó la primera reunión, participaron como invitados especiales los padres José Arnaiz, José Llorente y Carlos Benavides, jesuitas, y Emilio Máspero. Se designó a Jesús Caminero Morcelo como Secretario General, José Gómez Cerda, como ejecutivo para la Región Norte. El 29 de enero se inició el primer curso sindical, dirigido por Máspero.

El equipo de jóvenes que formaron la CASC no tenía ningún vínculo con el pasado de la dictadura trujillista, no tuvieron actividades partidistas, y tenían una formación social, ideológica y técnica muy superior a los otros sectores sindicales.

Características de la CASC

El primer mensaje de la CASC fue hacer un sindicalismo autónomo e independiente, frente a los gobiernos, patronos y partidos políticos; dirigido y autogobernado por los propios trabajadores. Otra característica de la CASC era la juventud. Del Equipo Nacional el mayor era Jesús Caminero, que tenía 25 años, el resto tenía un promedio de 22 años de edad.

La CASC desde su principio expuso claramente su ideología, basada en el humanismo integral y la Doctrina Social Cristiana, donde la persona humana tiene primacía sobre todas las cosas materiales; la supremacía de lo espiritual sobre lo material; del trabajo sobre el capital, buscando el Bien Común, por medio de la Justicia Social.

Una de sus principales características fue la formación ideológica y ética de los dirigentes sindicales, que trabajan en situaciones y condiciones difíciles, sin sueldos fijos, la mayoría venía con formación de la JOC o de la Acción Católica, y tenían principios y valores basados en la Doctrina Social Cristiana.

Las orientaciones generales venían del Padre González Quevedo, (especialmente en la región Norte), y de Emilio Máspero.

Intervención norteamericana

En abril de 1965 se produjo una revuelta cívico-militar que derrocó al Gobierno de facto que dirigía Donald Read Cabral.
Militares jóvenes se rebelaron, entregaron armas al pueblo y combatieron a los otros militares que defendían el llamado “Triunvirato”.

Cuando el Movimiento Constitucionalista tomó fuerzas, los Estados Unidos, en forma unilateral, invadieron el país. 42.000 marines norteamericanos ocuparon una parte importante de la capital, y cercaron frente al mar a los “constitucionalistas”.

La CASC se opuso a la intervención norteamericana, cuando se inició esa revuelta popular . Se constituyó el Comando Armado Sindical Cristiano ( CASC), y el secretario general, Henry Molina, pasó a ser Comandante.

Henry Molina había estado días antes en Puerto Rico, y se había entrevistado con el profesor Juan Bosch, que era el “ cerebro” del movimiento constitucionalista, que pretendía regresar el orden de derecho.

Todos los miembros del Comité Ejecutivo de la CASC se presentaron en la televisión oficial, y por medio del vocero oficial, que era Henry Molina, respaldaron el Movimiento Constitucionalista.

Henry Molina y José Gómez Cerda fueron al Palacio Nacional, cuando era Presidente Provisional el dr. Rafael Molina Ureña. Ahí solo encontramos un pelotón militar dirigido por el contralmirante Lajara Burgos. En las oficinas estaban Brinio Rafael Días, un publicista, y el actor Franklyn Domínguez.

Por otra parte, militares dominicanos dirigidos por el general Elias Wessin y Wessin bombardearon parte de la Capital, y en el puente Duarte se libró una gran batalla.

La CASC planeó convocar una huelga general, para eso envió a José Gómez Cerda a Santiago, el 1ro.de mayo, pero las condiciones objetivas no estaban dadas para una huelga de ese tipo.

En Santiago fue detenida Juanita Pichardo, mientras distribuía volantes llamando a una huelga general, en la Catedral de Santiago.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.

Compartir