De Palestina al Caribe: la familia Tarud y Michelén

Fábrica de la Sociedad Anónima Grober. La casa comercial J. Tarud Hermanos & Cia importaba mercancías elaborada por esa fábrica (Moya, p. 68).

A finales del siglo XIX y principios del XX, los sirios, libaneses y palestinos considerados entonces “inmigrantes indeseables”, fueron uno de los grupos que se establecieron y/o circularon por el espacio caribeño. Presionados por las crisis económica y demográfica que vivían, la persecución religiosa y la opresión que el Imperio Otomano ejercía sobre los territorios del Medio Oriente que habitaban, estos inmigrantes salieron en búsqueda de oportunidades económicas y muchos de ellos terminaron estableciéndose en República Dominicana y el Caribe Colombiano. Incursionaron en diversos sectores incluyendo el comercio y la política como se evidencia en la experiencia de la familia Tarud en Barranquilla, en el Caribe Colombiano y Michelén en San Juan de la Maguana.

La presencia de la familia Tarud en Barranquilla está conectada con la figura de Jacobo (¿-?) y Pedro Tarud (1896-1943) quienes nacieron en Palestina. Llegaron en la primera década del siglo XX y rápidamente organizaron un negocio de mercancías en Barranquilla. Más adelante, llegarían sus primos, Juan José, Bichara José y Elías José. Pedro contrajo matrimonio con Gilma Hazbun el 21 de mayo de 1921 en la iglesia San Roque de Barranquilla. De esta unión nacieron María Lourdes Tarud Hazbun (1922), Moisés Salvador Tarud Hazbun (1924), Milade Isabel Tarud Hazbun (1925), Antonio Tarud Hazbun (1928) y Gabriel Ernesto Tarud Hazbun (1934). Por su parte, Jacobo se casó con María Hazbun, hermana de Gilma.

Como señala Laura Carolina De Moya en su obra “Migración, negocios y familia. Actividades económicas de los árabes en Barranquilla 1920-1945”, la familia fue el pilar sobre el cual se basaron los negocios que emprendieron. Por más de dos décadas Jacobo y Pedro mantuvieron una sociedad comercial llamada J. Tarud Hermanos la cual estuvo activa comercialmente hasta 1944 cuando se liquidó. Esta sociedad se dedicó a la importación de mercaderías extranjeras y exportación de frutos. Importaban juguetes para niños, telas, camisas, botones, franelas, medias, cordones, barnices, calzado variado, productos de cuero, llantas, relojes, congeladores. El abastecimiento de esa variedad de artículos requirió una vasta red de importaciones que abarcó casas comerciales de Estados Unidos, Europa y Latinoamérica. De Estados Unidos importaron variedad de productos como las llantas para automóviles, refrigeradores, congeladores, equipo de juego de billar, diferentes tipos de artículos de cuero para adultos y niños y diversos textiles manufacturados como telas, camisas, franelas, edredones y colchas.

En Europa además de comercializar con casas inglesas se abastecieron de artículos españoles y alemanes. Los productos alemanes estuvieron relacionados con el mercado de los juguetes para niños. Importaron desde Nuremberg juguetes como aeronaves, barcos, animales acuáticos, trenes, entre otros, producidos por la fábrica Fleischmann & Blorder. Por otra parte, de España importaron botones, hilos, cordones, agremanes para vestidos, fabricados por la Sociedad Anónima Grober. También mantuvieron relaciones comerciales con la casa J. Armenteras de Barcelona.

Mientras que las importaciones provenientes de Europa y Estados Unidos estuvieron ligadas a variedad de productos, con el fin de abastecer su almacén, la relación con casas comerciales latinoamericanas giró en torno al negocio de las pieles, cueros y calzados.

Los árabes no se dedicaron solo al comercio, sino que también incursionaron en la política. Un ejemplo claro es la familia Michelén que al igual que los Tarud provienen de Palestina.
Su presencia en San Juan de la Maguana está vinculada a la figura de Elías Michelén. Nació en Palestina donde formó parte de la oposición a los turcos que tenían ocupado ese territorio, lo que le llevó a prisión. Escapó de su cautiverio y consiguió que un barco lo sacara de Palestina, pagando el pasaje con trabajo en la embarcación. Llegó primero a Haití en 1918 y al año siguiente al no lograr acomodarse se trasladó a la República Dominicana, estableciéndose en San Juan de la Maguana. Con lo que había ahorrado en Haití se compró una mula y varias piezas de tela, las que empezó a vender en la parte rural de la zona. Según establece Orlando Inoa en su libro “Trabajadores inmigrantes en la República Dominicana”, publicado en 2018, cuando llegó el tiempo de casarse se comunicó con la familia Hasbún, de Belén, para un matrimonio arreglado, el que se produjo con Antonina Hasbún. Según relata Inoa, el acuerdo fue que no solamente mantendría a su futura esposa, sino a los padres de esta, los que vinieron a residir a San Juan de la Maguana. Con el tiempo, otros miembros de la familia Hasbún vinieron a la República Dominicana.

De ese matrimonio nació Najri Michelén en 1924. Cuando cumplió los once años lo enviaron, junto a otros tres hermanos, a Belén a vivir con su tía y estudiar en un colegio inglés. Luego se trasladó a Beirut, donde estudió Medicina en la American University of Beirut graduándose en el 1950. Retornó a Belén, donde incursionó en la política terminando siendo expulsado. Se trasladó a República Dominicana, donde consiguió trabajo como médico en el hospital público de Las Matas de Farfán. Tras la caída de Trujillo, formó parte activa de la Unión Cívica Nacional. En 1962 salió hacia New York donde desarrolló una importante carrera docente y profesional, llegando al cargo de subdirector del hospital Elmhurst en Queens y luego director ejecutivo del hospital Linconl en New York. Fue el primer latino en ocupar esa posición. Fue presidente fundador de Hostos Community College.

En ambos casos, estas familias no perdieron el vínculo que los unía con su tierra natal. Los Tarud llegaron a tener diversos negocios en Palestina, teniendo al señor Antonio Tarud, primo de Jacobo y de Pedro, como el representante de la familia en ese territorio. A nombre de estos compró, vendió, cobró cuentas y recibió pagos. En el caso Michelén, estudió y participó en la política en Palestina. También, estos dos ejemplos ilustran que además del comercio, muchos migrantes árabes sobre todo los de segunda generación en adelante, participaron en la política y desarrollaron carreras profesionales exitosas.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.