Fundación Teatro Trípode

Durante su trayectoria de más de 20 años, la fundación ha rescatado a muchos niños y jóvenes de las calles. Danny Polanco
Sus fundadores se basan en cultivar el intelecto, la parte emocional y espiritual de niños, niñas, jóvenes y adultos de sectores de escasos recursos económicos

La Fundación Teatro Trípode se dedica a formar actores y producir teatro desde una plataforma y recursos independientes.

Desde su fundación, hace más de 20 años, su trabajo está dirigido a niños, niñas, jóvenes y adultos de sectores marginados y de escasos recursos económicos interesados en las artes, a quienes les ofrece la oportunidad de mejorar sus condiciones de vida, a través del teatro como una opción de crecimiento en valores humanos, morales, intelectuales y artísticos para que de esta manera sirvan como modelo positivo dentro y fuera de sus comunidades.

En entrevista para elCaribe, Virgilio Burgos, uno de los fundadores de la institución indicó que durante su trayectoria la fundación ha rescatado a muchos niños, niñas y jóvenes de las calles, y dijo que aunque mucho de ellos no se dedican al teatro, se han convertido en hombres y mujeres de bien, con buena disciplina en cada una de las labores que desempeñan.

Según explicó, cada alumno, luego de terminar su programa de estudios de tres años, tiene la opción de convertirse en facilitador de la fundación, si así lo desea, y de esta manera ayudar a encaminar a los nuevos estudiantes en su estados emocionales y de vulnerabilidad a los fines de rescatarlos.

Burgos manifestó su satisfacción de cómo la mayoría de los alumnos optan por estudiar la carrera de Teatro en la UASD, mientras que otros se han posicionado en compañía de teatro, algunos como profesores de escuelas de arte.

Se quejó de que la fundación no cuenta con el apoyo por parte de las instituciones del Estado que tienen que ver con el arte y la cultura, a pesar de que lo ha solicitado en muchas ocasiones, y de que los funcionarios del pasado y presente gobierno fueron sus profesores en la ENAV y en la UASD.

En ese sentido, agradeció a la directiva del Centro Cultural Narciso González, quienes facilitaron el espacio para que también allí pueden impartir clases los sábados, de nueve de la mañana ocho de la noche.

Un poco de historia

Virgilio Burgos junto a Javich Peralta, Rosmery González, Casandra Rossó y Ángel Martínez, todos egresados de la Escuela Nacional de Arte Dramático (ENAD) y licenciados en Teatro en la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD) crearon en 1999 el Grupo de Teatro Trípode, un espacio de creación artística y reflexión sobre las teorías teatrales.

Ellos, con esa visión y de forma individual impartían talleres de teatro de manera gratuita en los barrios y ensayaban en las calles porque no tenían un espacio. Pero al ver que cada día se unían más jóvenes, comprendieron que tenían que agruparse dentro de una institución formal, y es ahí donde el grupo de teatro pasa a convertirse en la Fundación de Teatro Trípode en 2011.

“A partir de ahí nos convertimos en una institución sin fines de lucro, cuyo objetivo principal es el de ejecutar planes de desarrollo social a nivel barrial y ofrecer a sus alumnos una opción de vida, de ocio, de que puedan ver la vida de otra forma”, manifestó Burgos.

Para ello, sus fundadores se basan mucho en cultivar el intelecto, la parte emocional y espiritual del individuo.

Formación artística y cultural

La Fundación Teatro Trípode cuenta con un enriquecido programa de formación artística y cultural que comprende clases de “Laboratorio de Teatro” por espacio de tres años, donde el estudiante cursa las materias de “Actuación de voz y cuerpo”, “Taller de títeres” y “Teoría de la historia del teatro”.

El segundo ciclo contempla clases de “Danza Contemporánea”, “Historia del Teatro 2”, “Actuación 2”, “Luminotecnia 1”, “Escenotecnia 1” y “Dramaturgia”. Luego, en el tercero se les imparte la carrera de “Antropología Teatral”, a través de la cual se forma a los actores que van a pertenecer a la compañía, si así lo desean.

También, ofrecen el curso “Trípode Kids”, un programa que se imparte de lunes a viernes para niños de 4 hasta 13 años, donde reciben talleres de expresión, creatividad y actuación, pero por causa de la pandemia está parado.

“Pronto vamos abrir Trípode Guitarra” para adultos mayores. Un programa especial donde le damos actuación, recitación, creatividad, manualidades para la creación de vestuarios y títeres”, informó Burgos, quien destacó que es un curso “muy bonito que yo manejo, porque es para personas hasta 60 años de edad”.

Burgos lamentó la difícil situación que atraviesa el teatro a raíz de la COVID-19, pues a través de esta pandemia se vieron en la necesidad de cerrar por un tiempo.

Además, esto afectó en sus actividades para recaudar fondos para el pago del local, de los servicios básicos de la fundación y la compra de los materiales que se utilizan en las clases, ya que las mismas se hacen al aire libre.

Por otro lado, Virgilio Burgos expresó su satisfacción de anunciar la presentación, en los próximos meses de la obra “Incland”, que por motivos de la pandemia no se pudo hacer el año pasado, al igual que “Títeres por los valores” y algunas escenas sueltas. Estas obras la contemplan presentar por invitación en la Sala Monina Solá.

Premios y Reconocimientos

Durante su trayectoria, la fundación ha ganado por cuatro años consecutivos el Festival Internacional de Teatro Emilio Aparicio con las obras “Memorias de Abril” en 2011; “Trilogía Lorquiana” en 2012; “Cargamento de Sueño” en 2013 y con “Shakespeare” en 2014.

También han obtenido premios en el Festival de Teatro Popular “Mayo Teatro” 2013; en la Bienal de Teatro Grupal 2015 con “Cargamento de Sueños”; y con “Shakespeare en Fuga” en 2014 en el Festival Internacional para la Infancia y la Juventud. También, obtuvo premios con su obra “Títeres por los Valores” en 2018”, entre otros.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.