“La artesanía dominicana se quedó sumergida en el tiempo”

¿Arquitecto, vitralista, artesano y escenógrafo, qué relación existe entre ellas?

Entre todas hay mucha similitud. Por ejemplo en la arquitectura se puede utilizar vitrales en el diseño de sus ventanales, la artesanía como complemento decorativo y a fin de cuentas todas son una escenografía en la vida, son espacios creados y eso las vincula unas con las otras. En cuanto a la escenografía, toda la vida es un montaje, los espacios hablan de lo que tienen colocado. Con la artesanía vine de fábrica, la traje conmigo, nací artesano y la amo, es tanto que quisiera poder llevarla a un nivel de mayor envergadura. La artesanía dominicana se quedó sumergida en el tiempo con el macuto y el musú, sin quitarle merito a estos trabajos. Aquí hay mucho potencial, pero el artesano generalmente es pobre y no produce para vivir, entonces puede que estén poco motivados para hacer artesanía.

¿Es su profesión de arquitecto una fuente de inspiración para sus trabajos artesanales?

La arquitectura es una fuente de inspiración para mis trabajos artesanales y viceversa, siempre he soñado con construir una casa pez, llena de peces como toda mi artesanía, porque le doy mucho énfasis al tema del mar.

¿Cómo describes tu espacio de trabajo?

Mi espacio de trabajo es mi burbuja, es un sitio aparte donde me entero de lo que pasa alrededor del mundo. Soy de los que lee periódicos tres veces al día, tanto los locales como los internacionales. Salgo de aquí lo menos posible, el mundo que esta afuera no me gusta, entonces la artesanía se ha convertido en mi escape a la realidad tan desagradable en algunos casos y a tan mala educación y mala música que se ve hoy en día. En mi espacio elijo lo que quiero escuchar, ver y manejo colores y creo formas que me gustan.

¿Qué es lo que más te gusta de ser artesano?

Lo que más me gusta de ser artesano es la libertad, hacer arte-sano, la más sana de las artes. Me gusta crear y eso es un mecanismo de protesta, porque puedo contar historias con la artesanía, bien pensadas, claro. Trabajo con la madera, a través de ella puedo contar historias maravillosas o protestar por algo. Recientemente participé en la Bienal de Artes Visuales con una ballena atestada de basura, con la que llevé un mensaje ecológico, es una obra de la que me siento muy orgulloso, aunque no tuvo ni siquiera una mención de honor, porque el dominicano vive de espaldas al mar. Espero que con el tiempo se sumen más artistas que se interesen en el mar, ya que de él vivimos, es el otro planeta más cercano que tenemos.

¿Qué temas están presentes en tus trabajos?

En mis trabajos están presentes principalmente el tema del mar, todas esas criaturas, aún muchas desconocidas que son fascinantes. Las ballenas son mi fuerte, la nobleza y la magnitud de lo mansa que son, su inteligencia y el cántico que tienen nos enseña. Ver ese animal tan grande y poder llegar a tocarlo es extraordinario. El mundo submarino es impresionante.

¿Cómo evaluarías tu obra en general, te parece creativa y diferente?

Mi obra es muy creativa y es diferente, no conozco otro artista que esté trabajando con el tema de las ballenas al nivel en que lo estoy haciendo yo y que lo seguiré haciendo hasta que muera. Es una forma de expresión linda, muy creativa, porque no me limito hacer solo una ballena en situaciones afortunadamente. En algunos centros comerciales, museos y, sobre todo en villas y hoteles están mis ballenas y eso me llena de orgullo. He visitado hoteles en los que me he encontrado entre 20 y 30 de mis piezas. Con más de 10 año haciendo esto, mi trabajo está repartido por donde quiera, incluso hasta fuera del país, lo cual me llena de mucha alegría.

¿Cómo ves el avance del sector artesanal en la RD?

El sector artesanal en la República Dominicana está haciendo intentos. Si lo comparamos con años atrás ha avanzado mucho, pero según mi punto de vista aquí se confunde la artesanía con las artes manuales, con las bisuterías o manualidades. La artesanía va muchísimo más lejos, es más, me he tomado la libertad de separar la artesanía tradicional de la plástica, ese tema formalmente no existe, he registrado el nombre porque entiendo que hay una artesanía con suficiente nivel para que sea considerada plástica, no de plástico. Soy anti plástico, respeto a quienes reciclan botellas y tapas, pero no, a mí la artesanía creativa, aunque la persona recicle, lo veo en otro contexto. Si van hacer un trabajo con material reciclable, que lleve un mensaje que valga la pena, pero se ha mejorado. La parte oficial está manejada por personas que no tienen la menor idea, hay asociaciones como Fedarte, Cenadarte, Proartesanía, entre muchas otras organizaciones que ofrecen alternativas, pero parece que no hay mucho material. Hay muchas personas enganchadas a artesanas pero es bueno si están abiertos a prender. Sigo aprendiendo, incluso siempre digo que soy un aprendiz de artesano y a mucho orgullo. Mi gran deseo es dejar un granito y ser recordado como un artista amante de la artesanía que quiso dejar una huella.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.