PUBLICIDAD X
CONTINUAR A ELCARIBE.COM.DO
A través de la museografía, el espacio recuerda a los héroes que acabaron con la dictadura de Lilís

Una réplica de la casa victoriana que fuera el comercio de la familia De Lara acoge el Museo 26 de Julio, lugar histórico-cultural que recuerda a los héroes que ejecutaron el magnicidio del tirano Ulises Heureaux, al frente de ese negocio, donde fue a buscar un préstamo para sacar de circulación el dinero inorgánico que había introducido en el país, para paliar la crisis en que lo había sumergido.

El museo, nombrado así en honor a aquel hecho del 26 de julio de 1899, tiene cuatro salas, que mantienen vivos los recuerdos de este hecho, así como la valentía del joven Jacobito De Lara, pieza clave en la trama del ajusticiamiento del tirano, y el estilo de vida de esa época.

El gestor cultural Porfirio Antonio Méndez Paulino, director del museo que es regido por la Dirección Nacional de Museos y el Ministerio de Cultura, informó que este se fundó en el 2015, durante la gestión del entonces ministro de Cultura José Antonio Rodríguez, y del senador José Rafael Vargas, en el inmueble donado por la familia De Lara para que las presentes y futuras generaciones conozcan la historia de ese gran acontecimiento.

Debido al deterioro de la casa, esta fue replicada en las mismas formas y espacios que la original, donde en aquel entonces operaba el almacén donde Jacobo de Lara tenía un comercio para importar y exportar rubros.

“Este es un lugar histórico cultural, que se ha convertido en un museo turístico también, porque vienen muchas personas de diferentes partes del país, así como de fuera, que vienen a hacer la ruta turística de Moca, que incluye este museo, junto al museo Ramón Cáceres, el monumento al ferrocarril, el parque dedicado a los Héroes del 2 de Mayo, la calle 3D, plaza Duarte, la iglesia del Rosario, la iglesia del corazón de Jesús, entre otras, para terminar en los mofongos, que es uno de los atractivos más visitados por los turistas”, informó Méndez Paulino.

Méndez Paulino, director del museo recordó que, de acuerdo a la historia, el tirano Lilís fue a Moca a pedirle un préstamo a su compadre Jacobo de Lara, que era funcionario de su gobierno, quien estaba muy ajeno a la trama. “Su hijo Jacobito de Lara, siendo ahijado de Lilís, fue el que le dio los dos primeros disparos, vino Ramón Cáceres, que vivía en la casa del frente, y le propina 4 disparos más”, relata.

Contenido de las salas

El museo está integrado por cuatro pequeñas salas, la primera de estas dedicada a la familia De Lara, donde hay una exhibición de cómo era su habitación con fotografías familiares y objetos propios de la época, de acuerdo a lo informado por Esteban Comprés, guía del museo.

“En la sala de la familia hay tragaluces que tiene más de 100 años, el letrero del negocio de importación y exportación de don Jacobo de Lara, y una copia de una papeleta de $5 del año 1868 del gobierno de José María Cabral, supuestamente uno de los primeros sueldos que cobró Jacobo de Lara”, informó Comprés, al tiempo de informar que las mecedoras son originales de la familia, así como los coloridos trozos de madera que fueron conservados en la reconstrucción de la casa.

La segunda sala cuenta la historia de Jacobito de Lara, uno de los héroes que luego se convirtió en homicida y suicida. Estando en Francia fue participe de la trama, comprometiéndose con Juan Isidro Jiménez a venir al país a enfrentar Lilis y quitarle la vida; y de regreso a su pueblo junto a un grupo de jóvenes políticos de familias distinguidas y tradicionales de Moca planifican el ajusticiamiento con el que le ponen fin a la dictadura. “Primero fue héroe porque mató al dictador, luego mató a la novia y luego se suicidó”, recordó.

La tercera sala está dedicada al presidente Ulises Heureaux. Ahí se cuentan todos los detalles de su nacimiento, quién era, así como algunos pormenores de los presidentes de la época, todo el episodio como sucedió cuando recogieron el cadáver para llevarlo a Santiago. También hay una réplica del machete del tirano, y los estribos con que él montaba caballo.

La cuarta sala está dedicada a los héroes Mon Cáceres, Horacio Vásquez, los padres de Jacobito de Lara. También hay crónicas muy importantes y billetes de la época, de los cinco millones de dinero inorgánico que emitió Lilís en esa época.

“En la cuarta sala se narran acontecimientos importantes también dónde han estado envueltos los mocanos, y cómo algunas familias como los Cánceres, De la Masa, de Lara, los Brache y muchas otras más han estado envueltas en acontecimientos históricos muy importantes de la República Dominicana”, sostiene Comprés.

Programación

El director del museo informó que siempre tienen actividades, allí se reúne el Patronato de la calle 3D, con quienes hacen actividades en conjunto, recordando que, como estaban en pandemia no había tantas actividades abiertas, pero ya han empezado a programar actividades.

Méndez Paulino, quien es músico profesional y director de bandas de orquestas clásicas y populares, dijo que dentro de la programación van a tener conciertos con pequeños grupos de cámara.

“Estamos ensayando un quinteto de metales que vamos a tocar pronto, también hay músicos interesados en venir a tocar cuando haya una exposición de un libro”, informó.

Asimismo informó que poseen una pequeña sala de audiovisual en la cual presentaban documentales, práctica que van a reanudar, ya que hay más apertura tras la pandemia. “El museo está abierto a actividades como puesta en circulación de libros, todos sus escritores se pueden acerca aquí, porque para eso es el museo, también para actividades y exposiciones de libros, de pinturas conjuntamente con la plaza”, informó.

Arquitectura de la casa que alberga el museo

Ubicada en la calle 26 de julio, esquina calle Colón, declarada Patrimonio Histórico por la sala capitular de la Alcaldía de Moca, el museo es un inmueble de estilo victoriano con cimientos en ladrillo la estructura total, mientras que los recubrimientos de muros, superficie de piso, cielo raso, puertas y ventanas en madera y zinc.

Con el paso de los años, la madera fue deteriorándose, pudiendo salvar una mínima parte que ha sido utilizada en la sala de la familia De Lara, donde se han adecuado los colores empleados y la madera para recrear aquella época.

Los tragaluces en caoba, a la entrada de esta sala, originalmente se encontraban en las puertas del exterior, cuando se replica la casa, se colocaron en el interior de las puertas, como parte de la exhibición.

Posted in CulturaEtiquetas
agency orquidea

Más contenido por Wendy Almonte