El duelo en personas con amputación

Tanto en el hombre como en la mujer, la pérdida de una de sus extremidades representa el menoscabo de una vida funcional y su desvalorización estética.
Durante el duelo, la mujer puede sentir que perdió su encanto y el hombre sus capacidades y hasta su virilidad

Los sentimientos que pueden embargar a una persona que ha sufrido la amputación de un miembro, en una etapa de mayor prosperidad profesional o laboral, se verán afectados dependiendo de los recursos emocionales, mentales y psicológicos de que disponga, así lo declara la psicóloga Nathalie Bello, quien tiene consulta en Corazones Unidos IV.

De acuerdo a Bello, cualquier tipo de amputación supone una pérdida y, por lo tanto, un duelo. Las consecuencias psicológicas tienen mayores complicaciones, dependiendo de las características de cada persona, de su edad, su sexo, su estado de desarrollo, su actividad laboral o profesional, etc.

“En sentido general, se verá afectada su autoestima, tendrá pérdida de la confianza, sentirá exclusión social, miedo al rechazo y burla de amigos y parejas; además, tendrá incertidumbre con respecto a su futuro, temor a perder el respeto de los demás, entre otros”, manifiesta la psicóloga.

La realidad es que, tanto para el hombre como para la mujer, la pérdida de un miembro representa el menoscabo de una vida funcional y su desvalorización estética, dice la también terapeuta sexual y de parejas.

Para la mujer, representará la pérdida de su encanto femenino, de su belleza; mientras que el hombre sentirá que pierde sus capacidades y hasta su virilidad. En ambos casos, Bello asegura que sus recursos mentales e inteligencia emocional determinarán la manera en cómo afronten la situación en lo adelante.

Proceso de rehabilitación

En muchas ocasiones, cuando el paciente se ve limitado funcional y físicamente, recurre a sus propios medios para satisfacer sus necesidades y aprender a valerse por sí mismo, utilizando sus medios disponibles para realizar las tareas. “Muchos logran superar todo tipo de adversidades. Su pérdida no los ha limitado para hacer las cosas que se han propuesto, así sea, ser bailarines, nadadores, modelos, líderes motivacionales, etc”, manifiesta Bello.

Hay que tener presente que en el proceso de rehabilitación influye directamente la disposición y percepción que tiene el individuo.
Para Bello, se debe preparar, advertir y dialogar con el paciente todo lo relacionado con el tratamiento que se le aproxima; ayudarle a superar los miedos y tratar como terapeutas, no solo la parte física, sino también el aspecto psicológico, individual y familiar del paciente.

Además, Bello resalta otra manera de ayudar a su recuperación y contribuir a que el paciente avance en el tratamiento, y es hacer lo posible porque se relacione con individuos amputados anteriormente, pues esto generará tranquilidad, confianza y permitirá que se identifique.

“El amputado debe darse permiso para sentirse mal, porque tienen motivos, y también para descubrir que existe un proceso de superación”, puntualiza la especialista.

La psicóloga Nathalie Bello.

Duelo

Independientemente de las causas por las que se practicó la amputación, Bello subraya que el paciente pasará por las diferentes etapas psicológicas del duelo:

Negación, es más frecuente en aquellas personas que han perdido su miembro accidentalmente que en los que ha sido previamente programada.

Rabia, es frecuente que se culpe a Dios, y que se cuestione el por qué a mí; en otros casos se culpa al médico.

Negociación, la persona intenta, como una manera de retardar el hecho, hacer acuerdos, promesas, intercambios, con los médicos y, sobre todo, con Dios o la figura religiosa que profesa.

Depresión, esta es la etapa más difícil y a veces más duradera del duelo. En un inicio no es exactamente una depresión clínica, sino un periodo donde no se quiere pensar; se evade sentimientos negativos sobre la realidad y el futuro, etc.

Aceptación, con el tiempo y la ayuda necesaria se comienza a aceptar la pérdida y se inicia una vida “normal” o parecida a la que tenía dentro de sus limitaciones. Aquí juega un papel importante la autoestima de la persona y su deseo de seguir adelante superando las adversidades y viendo las formas de llevar una vida funcional.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.