Lo que debes saber sobre la enfermedad pilonidal

Los pacientes más frecuentemente afectados por la enfermedad pilonidal están entre los 15 y los 25 años.
El origen de esta afección, que afecta principalmente a jóvenes, se ha debatido por más de un siglo

La enfermedad pilonidal fue descrita por primera vez en 1847 en una publicación de Boston Medical Surgical Journal. A partir de entonces, ha sido sujeta de múltiples estudios y publicaciones, así lo indica el cirujano general Miguel Luna, quien hizo un recorrido por la historia de la afección.

Indica que en la Segunda Guerra Mundial se le llamó “Jeep Drivers Disease”, porque afectaba principalmente a soldados jóvenes. Sobre su etimología, explica que pilonidal viene del latín “nido de pelos”, por los hallazgos frecuentes de pelos dentro de un quiste o dentro de un trayecto fistuloso epitelizado. “Esta se manifiesta como un quiste o trayecto fistuloso (sinus); usualmente como un absceso agudo en el área presacral (parte baja de la espalda), o un trayecto fistuloso crónico en la misma área anatómica”, resalta Luna.

Etiología

El origen de esta enfermedad, que afecta principalmente adolescentes y adultos jóvenes, se ha debatido por más de un siglo, expresa Luna.

Según el doctor, en 1964 Patey y Scarf propusieron la teoría actual y universalmente aceptada,ellos plantearon que, si la causa fuera congénita, la extirpación total resolvería el problema y no es así, ya que aún extirpando la afección en su totalidad las recurrencias en algunos casos van hasta un 40 %.

“Posteriormente concluyeron que la causa es trauma al tejido celular subcutáneo, producido por el crecimiento de pelos hacia el interior formando una pequeña fosa que terminará siendo lo que provoca el proceso infeccioso a nivel del tejido celular subcutáneo”, señala el especialista.

Manifestaciones

Luna sostiene que los pacientes más frecuentemente afectados están entre los 15 y los 25 años, siendo muy raras veces antes de los 15 años. “En mi experiencia, el paciente de mayor edad que he operado tenía 51 años”, destaca.

En la mayoría de los pacientes esta afección se presenta con dolor, inflamación y descarga purulenta (que tiene pus) en el área sacro-coccígea, señala Luna, quien también subraya, que en el cuadro agudo se identifica un absceso de magnitud variable y los organismos microbianos usualmente identificados son estafilococos aureus, estreptococos, anaerobios y gram negativos.

De acuerdo a Luna, casi la totalidad de los pacientes han tenido un absceso agudo con o sin drenaje.

Tratamiento

“Si el paciente se presenta con un absceso, lo tratamos con incisión y drenaje en la oficina o en sala de operaciones. Recomendamos rasurar el área de la “hendidura natal” a fin de reducir los riesgos de formación de nidos de pelo”, dice el especialista.

Además, expresa que si el paciente se presenta con un absceso o trayecto fistuloso crónico, “recomendamos la escisión con cierre primario y posterior cuidado para evitarrecurrencias”.

Existen múltiples métodos de tratamientos para los pacientes crónicos con fístulas (sinus) o con múltiples abscesos crónicos esparcidos sobre el área pre-sacra. Entre estos procedimientos, Luna menciona marsupializacion, fistulotomia y destechamiento de las áreas abscedadas.

“La realidad es que cualquier tratamiento utilizado representa un dolor de cabeza para el paciente, por los cuidados de heridas abiertas que hay que tener y por el área anatómica afectada para su manejo diario”, comparte con elCaribe.

El método preferido por Luna es: escisión amplia en bloque, cierre primario, incluyendo todos los trayectos fistulosos hasta la fasciapre-sacra. En el procedimiento, Luna dice que se sutura, con hilo 1 no absorbible en bloque elevando, la fasciapre-sacra para disminuir el espacio muerto con sutura “tied-over”. Cerramos el subcutáneo con hilo absorbible (PDS-0), luego hay que subcuticular con el método tradicional. “Estas suturas se dejan de 10 a 15 días. La vigilancia del proceso cicatricial y el tratamiento adecuado de la herida, a mi entender, es lo que a mi modo va a ser la clave del éxito para disminuirla recurrencia”, asegura el especialista en cirugía general.

Luna también sostiene que con frecuencia se deja un drenaje con succión continua por las primeras 24 horas solamente (Hemovac). La mayoría de los pacientes tienen remisión espontánea de la enfermedad alrededor de los 40 años. “Mi recomendación es acudir temprano al cirujano especializado y así recibir tratamiento adecuado para evitar más de una cirugía y algunos procedimientos quirúrgicos extensos y traumáticos que ocasionalmente son necesarios”, puntualiza Luna.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.