Alimentos que deben estar en la lonchera de todo estudiante

Es importante que los padres incluyan agua en la lonchera de sus hijos para que se mantengan hidratados.
La nutricionista Patricia Saint Amand recomienda tres tipos de alimentos: carbohidratos, proteínas y vitaminas

Una alimentación balanceada es clave para el desarrollo cognitivo y físico de los niños, es por esto, que se deben de tener en cuenta cuáles son los productos con mayor carga nutricional a la hora de prepararles la lonchera que llevarán a las escuelas.

Para la especialista en nutrición, Patricia Saint Amand, la alimentación en los niños juega un papel estelar en el rendimiento escolar, alegando que es en los primeros años de vida del infante que logran mayor desarrollo cognoscitivo.
Es durante la infancia cuando se fijan los hábitos alimentarios, y si no se establecen correctamente, serán muy difíciles de cambiar, precisó.

La educación, base de una correcta nutrición
Por esta razón, la familia desempeña un papel fundamental en el fomento de hábitos nutricionales, lo que conforma el entorno perfecto para que los menores sigan una vida saludable.

“Con unas rutinas alimentarias adecuadas y un estilo de vida saludable, reduciremos las posibilidades de que el niño/a pueda sufrir ciertas patologías en su edad adulta”, puntualizó.
Por ejemplo, Saint Amand sostuvo que se evitarían los trastornos nutricionales, la anemia, el sobrepeso o la obesidad. La niñez es la etapa de la vida donde más cambios se producen, tanto físicos como intelectuales, y en ello radica la importancia de la alimentación infantil.

La edad es un factor determinante en la alimentación y en el aporte de nutrientes que un niño necesita, porque no sólo debe ser diferente a la del adulto, sino que varía a lo largo de los años.

“Siempre debes incluir una botella de agua y evitar las bebidas azucaradas (sodas y jugos procesados); los “snack” y caramelos, pues éstos no benefician la salud del estudiante, sino que aportan calorías, con bajo contenido nutricional”, expresó. Además, indicó que es desfavorable para los estudiantes salir en ayunas para la escuela, por lo que deben desayunar en la casa siempre para un mejor rendimiento. Por último, sugirió que las loncheras sean variadas para evitar el aburrimiento del niño.

Pautas para una alimentación saludable

De acuerdo a la galena, una alimentación saludable debe seguir ciertas reglas:

Balanceada. Esta se consigue mediante la incorporación de nutrientes como carbohidratos, grasas saludables, proteínas, vitaminas y minerales. Saint Amand recomendó la utilización de cereales integrales por el alto contenido de fibra que estos poseen, lo cual mejorará el tránsito intestinal y la eliminación de grasas no saludables en el organismo. Instó a consumir frutas variadas, preferiblemente en su forma natural, indicando que el procesamiento de las mismas (jugos), necesitan en ocasiones de endulzantes.“Los padres deben aprovechar e incluir en la lonchera de sus hijos las fibras y las vitaminas de las frutas. Así como los lácteos y sus derivados como el yogur, los quesos y la mantequilla que son ricos en calcio y vitaminas”, dijo.

Grasas saludables. El aceite de oliva y los frutos secos.
Equilibrada: Las porciones deben estar adecuadas a cada niño, según su edad, necesidad energética o particularidad especial.

Inocua: Que no sea perjudicial a la salud.

Agradable: Los alimentos deben ser presentados en forma dinámica y agradable a los niños. Su sabor aumentará la tolerancia y la adaptación de los infantes a las meriendas.
La experta consideró que lo primero es lograr que los niños se incorporen en la preparación y selección de alimentos, desde el inicio de su vida escolar, sirviéndoles de guía y moldeando así sus preferencias.

“Ya sería el grado de madurez individual de cada niño que nos indicará en qué momento estarán listos para preparar sus meriendas sin ayuda, según lo que le hayamos enseñado”, manifestó la galena.

Recomendaciones
:
* Debemos seguir hábitos saludables familiares para que nuestros hijos también los sigan, sin nuestra supervisión.

* Limitar la exposición a las campañas publicitarias de comida no saludable, donde abundan las porciones exageradas, azúcares simples y grasas saturadas.

* Realizar cocina divertida en casa, donde los niños se sientan parte de la preparación y no lo vean solo como
imposición.

* Cada familia tiene gustos propios, por motivos culturales, de salud, accesibilidad económica o preferencias.

* Si elegimos dietas que restringen ciertos grupos de alimentos, se debe buscar ayuda profesional para evitar deficiencias nutricionales.

* Siempre será buen comienzo para reforzar la alimentación saludable, evitando los alimentos ultraprocesados y ricos en calorías vacías a los cuales podrían estar expuestos.

* Platos llamativos para los más pequeños, que aumenten su interés hacia el alimento.

* Evitar poner comida condimentada.

* Cerrar herméticamente todos los envases para evitar derramamientos.

Patricia Saint Amand, especialista en nutrición.

¿Qué debe ir en una lonchera?

Proteínas. Leche, una porción de queso o jamón bajo en grasa.

Carbohidratos. Una porción de pan preferiblemente integral o tortilla asada.

Fruta. Una porción de fruta de la temporada (guineo, lechosa, piña, melón, entre otras).

La especialista en nutrición aseguró que una dieta equilibrada y variada resulta también fundamental para mantener el equilibrio de la flora bacteriana y reforzar el sistema inmunológico de cualquier persona, y más en los niños. Así mismo, contribuye a mantener las defensas altas ayudando a prevenir y combatir los resfriados, gripes y otras infecciones, que con tanta facilidad se contagian en guarderías, escuelas infantiles y centros escolares.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.