DiDi, a un paso de ceder el control de los datos de sus usuarios para contentar al régimen chino

La empresa tecnológica está en la mira de Beijing luego de haber salido a cotizar en la bolsa de Nueva York sin consultarle al gobierno central

DiDi Global Inc. está sopesando ceder el control de sus datos más valiosos como parte de los esfuerzos para resolver una investigación regulatoria china sobre las consecuencias de su controvertida oferta pública inicial en Estados Unidos, dijeron personas familiarizadas con el asunto.

El gigante del transporte ha presentado una serie de propuestas para apaciguar al poderoso supervisor de la industria de Internet, incluida la cesión de la gestión de sus datos a un tercero privado, dijeron las personas, que pidieron no ser identificadas al hablar de las deliberaciones internas.

Los reguladores han señalado su preferencia por que ese tercero esté controlado por el Estado, dijo una de las personas. No se sabe cómo afectaría un acuerdo de este tipo al acceso de DiDi a los datos, que son cruciales para ayudar a la empresa a orquestar 25 millones de viajes al día entre unos 400 millones de pasajeros y conductores.

Tampoco está claro si las propuestas podrían apaciguar al organismo de control. DiDi está luchando por asegurar su supervivencia después de seguir adelante con su salida a bolsa en EE.UU. a pesar de las objeciones de las autoridades, preocupadas por la posibilidad de que una cotización en el extranjero pueda filtrar datos y socavar la seguridad nacional. Los reguladores consideraron que su decisión de salir a bolsa a pesar de la oposición de la Administración del Ciberespacio de China era un desafío a la autoridad de Beijing.

Están sopesando una serie de posibles sanciones, incluyendo una multa, la suspensión de ciertas operaciones o la introducción de un inversor de propiedad estatal, dijeron las personas. Una de las propuestas que se barajan es la de introducir una empresa estatal con una participación mayor que la de los actuales accionistas principales, SoftBank Group Corp. Uber Technologies Inc. También es posible una privatización forzosa y la exclusión de la cotización o la retirada de las acciones de DiDi en Estados Unidos, aunque no está claro cómo se desarrollaría esta opción.

Las acciones de DiDi subieron hasta un 15% en las operaciones previas al mercado en Nueva York. La CAC no respondió a una solicitud de comentarios por fax, y los representantes de DiDi no respondieron a los mensajes y llamadas en busca de comentarios.

Las deliberaciones se encuentran en una fase preliminar y es probable que los resultados no se concreten hasta después de semanas o incluso meses de revisión, dijeron las personas. Pero es probable que Pekín imponga sanciones más duras a DiDi que a Alibaba Group Holding Ltd., que se tragó una multa récord de 2.800 millones de dólares después de una investigación antimonopolio de meses de duración y acordó iniciar medidas para proteger a los comerciantes y clientes, dijeron las personas.

DiDi podría servir de prueba para un esfuerzo más amplio del gobierno chino por recuperar el control de los datos que los gigantes tecnológicos acaparan de cientos de millones de usuarios diariamente, una fuente que considera vital para la economía y la estabilidad social. El gobierno chino ha propuesto la creación de una empresa conjunta con las empresas de Internet que supervise esa información, un proyecto dirigido por el Banco Popular de China, según ha informado Bloomberg News.

La salida a bolsa de DiDi el 30 de junio fue el detonante de un nuevo ataque a los gigantes de Internet que en un momento dado eliminó más de un billón de dólares del valor de mercado de las acciones chinas. La posterior oleada de medidas enérgicas en sectores que van desde la educación privada en línea hasta el transporte por carretera y las redes sociales ha asustado a los inversores, ha llevado a la Comisión de Valores a examinar más de cerca a las empresas del país y prácticamente ha detenido un lucrativo tren de salidas a bolsa de empresas chinas en Estados Unidos por valor de 40.000 millones de dólares anuales.

La campaña de China para frenar su gigantesca industria de Internet está entrando en su décimo mes, una montaña rusa que está provocando que los inversores reflexionen sobre las ramificaciones a largo plazo de la represión de las empresas, desde Ant Group Co. de Jack Ma Alibaba hasta el gigante de la entrega de alimentos Meituan.

El gobierno de Xi Jinping está tratando de lograr un delicado equilibrio entre frenar el poder de los gigantes tecnológicos de China sin infligir un daño grave a un sector crítico que ha impulsado el crecimiento económico. Pero las acciones del mes pasado demostraron la determinación de Beijing de perseguir a las empresas privadas para hacer frente a las desigualdades sociales, hacerse con el control de los datos y frenar los poderosos intereses. Si bien la campaña inicial se centró en la forma en que los gigantes de Internet abusaban de su presunto poder de monopolio, la última oleada de acciones implicó a la CAC, así como al Consejo de Estado, el órgano gubernamental de más alto nivel de China.

La cotización de DiDi en EE.UU. se produjo justo cuando Xi está buscando formas de controlar las enormes cantidades de datos que poseen los gigantes tecnológicos, en parte para garantizar que el Partido Comunista extienda la riqueza más allá de un pequeño círculo de multimillonarios. Los reguladores están despertando a la amenaza que suponen las empresas privadas. En 2017, el gobierno aprobó leyes que exigen a empresas extranjeras como Apple Inc. o Amazon.com Inc. que almacenen los datos chinos dentro del país, al tiempo que las obligan a conseguir socios locales para gestionar ese cúmulo de información a través de centros de datos locales. DiDi podría estar contemplando un modelo similar, dijeron las personas.

No está claro lo que le espera a DiDi, que ha perdido un tercio de su valor de mercado desde que recaudó 4.400 millones de dólares a través de la segunda mayor oferta pública estadounidense para una empresa china. El debut -que siguió a años de enfrentamientos con los reguladores después de que un par de asesinatos en su red provocaran una reacción pública- convirtió al cofundador Cheng Wei en multimillonario y recompensó a sus antiguos patrocinadores, SoftBankTiger Global Management Temasek Holdings Pte.

Su destino puede estar en manos de la CAC, que se abalanzó apenas unos días después de la salida a bolsa para anunciar una revisión de la ciberseguridad de las prácticas de datos de la empresa, y luego prohibió la aplicación de DiDi en las tiendas de aplicaciones del país.

Los reguladores chinos apoyaron en gran medida la idea de la salida a bolsa, pero han expresado su preocupación por las prácticas de seguridad de datos de DiDi desde al menos abril, según han dicho personas familiarizadas con el asunto. En un ejemplo de preocupación, DiDi había revelado estadísticas sobre los viajes en taxi realizados por funcionarios del gobierno, dijo una de las personas, aunque no está claro si esa cuestión específica se planteó alguna vez a la empresa.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.