Adiós, amigo

Compartir

En 11 años, muchos tienen varios. Para mí tú fuiste el único. Cuando llegaste a mi vida, en 2008, supuestamente tu estirpe no era la mejor. Tu desempeño impecable confirmó que “de cualquier yagua vieja sale tremendo alacrán”. En 11 años, golpes o choques de la carretera de la vida, sacan de circulación a muchos capitanes. Tú, humilde soldado, te mantuviste en la pelea, nunca te noquearon. Las dos mujeres a las que serviste durante 11 años fallaron en cuidarte. Tú nunca a ellas; no les fallarás a tus nuevos patrones, lo sé. Por eso hoy al despedirme de ti, mi noble carro SM3 Renault, canto: “Cuando un amigo se va, queda un espacio vacío, que no lo puede llenar la llegada de otro amigo”...

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.

Compartir