El incierto

La futurología o prospectiva surgió como disciplina científica (o pseudocientífica) en los años sesenta. Es el estudio del futuro para comprenderlo y poder influir sobre él. No podemos predecir el futuro, pero sí podemos hacer proyecciones en base a adelantos científicos actuales, patrones sociales, biológicos y migratorios, y estadística, probabilidad y especulación. Nada místico; es un enfoque racional. Estamos ahora en época de futurólogos, que trabajan no con la idea de predecir el futuro, sino de dar una opinión informada de lo que probablemente nos depare el futuro cercano, a los fines de planificar. Si la futurología es hoy más popular y útil que nunca, es por una sencilla razón: estamos en una época de cambios sociales e incertidumbre.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.