Frente en alto

Tenemos moral en alto con respecto al pueblo de Haití; lo hacemos bien. Bajo nuestra soberanía territorial y migratoria, repatriamos los haitianos que penetran ilegalmente a nuestro país sin atropellarles derechos fundamentales. Somos solidarios: les donamos vacunas de covid-19 (que su Gobierno rechazó); haitianas alumbran en nuestros hospitales, sin pagar; niños haitianos estudian en nuestras escuelas, gratis también; donamos universidad, etc. En idea del secretario de la ONU, Antonio Guterres, pasamos el “examen ético” con el pueblo más infortunado del hemisferio y nuestro vecino fronterizo suficientemente, mientras no juzgamos a aquellos sujetos internacionales que no pueden decir lo mismo; pero a nosotros nos presionan al exigir determinada política migratoria que ellos nunca considerarían en sus lares.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.