PUBLICIDAD X
CONTINUAR A ELCARIBE.COM.DO

No confundir sed con hambre es importante para controlar excesiva ingesta energética. Algunas personas comen porque sus centros de saciedad les demandan atención.

Pero muchas veces esos centros de apetito lo que quieren es algo para aplacar la sed, no llenar el estómago. Esto puede ser causado por hormonas intestinales o una respuesta química a lo que se ha comido, pues comer aumenta el espesor de la sangre y nuestro cuerpo tiene la necesidad de diluirla.

Si se siente “hambre” tomar agua primero para ver qué pide nuestro organismo realmente. Para contrarrestar la reacción hormonal a la comida, ver que nuestra respuesta a la sed no contenga calorías vacías, como las de refrescos, alcohol, etc.

Posted in Buen Oficio
agency orquidea

Más contenido por Claudia Fernández