El sistema, ¿funciona o no?

Compartir

Señor director. Mayormente se dice que el sistema de este país no funciona para nada, ya que todo el mundo no puede ejercer el derecho a una buena educación académica y a un buen servicio de salud, que se caracteriza por las injusticias y es el culpable del mal funcionamiento de la sociedad a nivel político, económico y social, donde únicamente un grupo reducido, tiene derecho y acceso a la buena vida, el resto vive el día a día y básicamente del fiado y los préstamos.

Pero hay quienes sustentan que el sistema sí funciona, y que no es el culpable de lo que las personas no logran conseguir, que cada cual tenía que diligenciarse su vida y luchar por conseguir lo que quiere, que estamos muy acostumbrados a buscar culpables para escudar nuestra debilidad de carácter o falta de iniciativa y valor.

Ambas posiciones son muy radicales, y aunque ambas tienen una buena parte de ciertas, ambas tienen también fugas de información, falsedades y vicios. Muchos de los que se quejan del mal funcionamiento del sistema, se aprovechan precisamente de eso para aumentar su caudal económico en detrimento precisamente de los desposeídos, y por otro lado está demostrado que hay personas que han enfrentado todas las adversidades posibles en la vida, y las han superado y alcanzado lugares estelares y principales en la historia, por lo que vale señalar que cada cual debe labrarse su futuro y luchar por superarse a sí mismo por cuenta propia, sin muletas ni excusas.

Aunque no es justo decir que el sistema funciona bien, ya que margina a la mayoría para favorecer a unos cuantos, está claro que funciona bien, porque los sistemas no se implantan de un día para otro en una sociedad, estos son complejos y se necesitan muchos años de preparación, de terapia colectiva, sometimiento voluntario, insatisfacción, ambición e implante de falsas creencias, metas y sueños... Las sociedades de hoy día, ya están listas para que el sistema funcione y resulte como se planificó, que la mayoría trabaje para la minoría, que la mayoría se prive para favorecer a la minoría, que la mayoría se crea importante sirviendo a la minoría, y hasta privilegiada por gozar de las migajas que estos desperdician..

El sistema nuestro tiene siglos que se creó, y surge cuando hay un pueblo preparado para acogerlo, y se creó para que funcione así, es un sistema depredador y egoísta, hecho para privilegiar a unos cuantos y desgastar al resto.

Todo tiene su opuesto, la bondad a la maldad, los guapos a los cobardes, etc., y para que existan unos, deben existir los otros... El sistema se implantó por sí solo, y lamentablemente con fines de quedarse por largo tiempo, porque la sociedad está minada de cobardes, son mayoría aplastante, es lo ideal para este tipo de sistemas esclavistas, donde los guapos sacan muchas ventajas.
Cuando el número de cobardes disminuya cuantiosamente, desaparecerán los guapos aventajados, es cuando la sociedad estará lista para que surja otro tipo de sistema, menos opresivo, más justo, íntegro, y equilibrado.
Idalia Harolina Payano Tolentino
Colaboradora

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.

Compartir