Abinader sabe escuchar

    “No vamos a aumentar impuestos… no someteremos ninguna reforma tributaria. Ahora nuestra única prioridad es consolidar la recuperación económica”. Luis Abinader.

    Ese discurso de anoche fue la reiteración de la relación abierta y horizontal del presidente Luis Abinader con la sociedad que dirige.
    Qué bueno que sea así. Que se hable de manera directa y llana, y se esté siempre atento a escuchar y dar respuestas a las inquietudes.

    Los mandatarios con ese estilo, de los que no aspiran a reconocimientos por cumplir con su responsabilidad, no han abundado en nuestra historia.

    Al anunciar sin intermediarios que su única reforma será continuar apostando al crecimiento y la inversión, Abinader exhibe la misma conducta de cuando el fallido paquetico fiscal, y demuestra que no deja en manos de nadie los asuntos de Estado que tocan el porvenir de los dominicanos.

    Prefiere encarar de manera personal, abierta y franca, cuestiones que hasta podrían afectar su popularidad.

    La conclusión que sacamos de la alocución de anoche es que Abinader no pasó por alto el parecer de las “fuerzas vivas” de la nación sobre el impacto de una posible reforma fiscal.

    También que posibilitó que todos los sectores expusieran previamente sus puntos de vista, con lo que propició, directa e indirectamente, que dieran su aporte para finalmente adoptar lo que en este momento es, según nuestro parecer, la mejor solución.

    Es probable que haya quien no lo considere así, pero ese tipo de comportamiento genera buena impresión en sus interlocutores y expresa una vocación democrática que ojalá trascienda en el tiempo.

    Si el presidente de la República sigue a lo largo de su mandato de cuatro años cultivando ese estilo de saber escuchar, no se podrá pasar por alto su manifiesta intención de gobernar con humildad y de no usufructuar el poder como si fuera un bien patrimonial.

    Tampoco se podría obviar que es un mandatario que gusta de hablar en primera persona y también muy dado a empeñar su palabra, diferente a los que llegan al poder y se obnubilan porque ven y “guían” a la población desde las alturas.

    Mantente informado!

    Recibe en tu correo actualizaciones diarias
    de las noticias más importantes de la actualidad.