Bajaron la guardia

    Lo menos que se puede decir de la medida del Ministerio de Interior y Policía para extender el horario de expendio de bebidas alcohólicas, es que es una imprudencia, algo desafortunado que para nada se ajusta a la situación de pandemia que atravesamos.
    Es una invitación a la aglomeración, a la gozadera y, por qué no, para que aumenten los accidentes de tránsito y la circulación a deshora de personas alcoholizadas.

    ¿Quién o quiénes estaban demandando esa flexibilización? Nadie. ¿O no era suficiente el horario hasta la medianoche de domingo a jueves y viernes y sábado hasta la 1:00 a.m.?

    Algo está fallando también en el Ministerio de Salud Pública, que sorprendentemente anunció la suspensión provisional de su rueda de prensa de los miércoles, que era para los medios la única fuente directa de información.

    Es como si desde Salud Pública nos dijeran: “Nos vamos a tomar un descansito”, para complementar así el erróneo proceder de Interior y Policía.

    ¡Ah!, las autoridades sanitarias aclaran que no es que cerrarán toda fuente de información pues su Dirección de Epidemiología suministrará su boletín diario sobre los indicadores Covid. ¡Qué bien!

    El mensaje que envían a la población estos dos ministerios es que hagamos una pausa y disfrutemos el final de año, cuando el COE lanza su operativo de prevención con 41,200 voluntarios porque se espera que más de un millón de personas se movilicen para estas festividades.

    El descanso que se toma Salud Pública y la invitación al desenfreno de Interior y Policía, ocurren el mismo día que la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda, ante un repunte en Europa de la variante ómicrom, extremar las precauciones, limitar las reuniones familiares y de ser necesario hacerse pruebas.

    Es lógico que en la “lógica” del Gobierno figure que estas Navidades no se parezcan en nada al diciembre de 2020.
    No insinuamos que asistimos a un escenario Covid creado, ficticio, pero sí sostenemos que las autoridades han bajado la guardia y abonado el terreno, sin ninguna campaña de orientación que lo limite, para la bulla y el desenfreno.

    Mantente informado!

    Recibe en tu correo actualizaciones diarias
    de las noticias más importantes de la actualidad.