¿A santo de qué…?

…Y si hablamos de una eventual nueva reforma constitucional, hay que eliminar eso de que algunos partidos políticos reciban dinero de nuestros impuestos, cuando otrora se sostenían de las contribuciones de sus miembros y simpatizantes, de los aportes de su dirigencia y de poderosos empresarios que los financiaban por lo bajo….Porque, por ejemplo, ¿a santo de qué tenemos que darle veinte millones de pesos cada mes a los últimos rastrojos del PRD, que ya ni es partido de verdad, sino virtual empresa de un solo dueño?...(Pero no nos hagamos ilusiones, pues el Congreso Nacional es propiedad de esos partidos).

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.