Merece un aplauso

Hace largas décadas que en el sistema educativo dominicano, reducido desde su nacimiento prácticamente a tiza y pizarra sin práctica del conocimiento, no se tomaba una decisión tan trascendente: Convertir en cosa de tres años 79 liceos de todo el país en politécnicos. Ahora miles de casi adultos dejarían de ser simples bachilleres inútiles para convertirse en seres preparados para incorporarse a la economía productiva y contribuir al presupuesto familiar (y seguir por propia cuenta en las aulas universitarias).Sólo este hecho constituye una auténtica revolución educativa concurrente al desarrollo nacional.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.