Patria carnavalesca

El roba-la-gallina mueve frenéticamente sus descomunales nalgas de trapo y pide con más fuerza en cada esquina. Y el diablo cojuelo revienta todo su vigor en cada azote de vejigas. Y el Califé enloquece con su propia locura. Y la risa colectiva sale grande y larga, transmutándose en un millón de máscaras. Y los tambores suenan más alto. Y los cencerros revientan sus metales. Y los cascabeles ensordecen las calles. Y la multitud se emborracha, baila hasta el hartazgo, se eleva al paroxismo y la inconciencia. Es carnaval. Todo cesa. Y en lo más íntimo de la fiesta se sabe, se acepta, que al fin de cuentas esta patria es una verdadera vaina.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.