Punta Cana da pena

Llegar a la gozosa y musical Punta Cana y, en vez de fiesta, encontrar un desierto; caminar por las anchas y decorosas calles de Punta Cana y no encontrarse de frente con nadie de pantalón corto y camiseta floreada; entrar en Punta Cana a cualquier hotel abandonado en el silencio y la penumbra; ver las playas de Punta Cana sin bikinis andantes ni bullicio de niños; no escuchar en Punta Cana voces con acentos extraños; presenciar el aeropuerto de Punta Cana sin motores estruendosos… ¿Qué les digo?: Punta Cana simplemente da pena (tanto o más que la vecina República Dominicana).

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.