Un nombre propio

Como es necesario (y yo digo que inaplazable) resolver el absurdo de que la llamada provincia “Santo Domingo” no tenga un nombre propio que libere su toponimia de la Capital de la República, sugiero que quienes sean responsables de tal misión sepan que los nombres de nuestros grandes poetas, artistas de todas las artes, intelectuales de todos los oficios, académicos de todos los saberes y filósofos de todos los sueños no han sido consagrados en espacios territoriales, calles, avenidas y parques del pomposo “Gran Santo Domingo”.., (Vamos a ver si se animan a ser originales y no salir con otra payasada santodominguera).

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.