El precio de ser Presidente o candidato

Los aspirantes lanzados extemporáneamente a la búsqueda de la Presidencia ignoran lo que les espera si llegaran a conseguirla. Y seguramente el Presidente actual ya comienza a saber lo que ese puesto cuesta. Tendrían que lidiar con desafíos para los que no están probablemente preparados. Antes no existían normas de control para el manejo de los recursos públicos, por lo menos en la cantidad y con el rigor de los establecidos en el presente mandato.

Los gobernantes anteriores jamás imaginaron lo que sería tratar con las redes. Ya no existen los contratos de grado a grado y quienes evaden la restricción se exponen a verse ante la justicia. Esa es una realidad, a despecho de que la justicia no funcione y los controles se pasen por alto.

La sociedad civil ha reducido el papel de los partidos, más enfrascados en las luchas grupales que atendiendo sus obligaciones de contribuir a hacer funcionar los poderes y lograr que el Congreso apruebe las leyes esenciales. Eso dificultará los arreglos de conveniencia. En la Cámara de Diputados, en la presente legislatura, no se ha aprobado ninguna de las leyes importantes pendientes.

Muchos de los pretendientes al puesto no han dado señales todavía de la suficiente tolerancia para vivir en paz con los desmanes verbales en las redes. Se necesita, y con esto no intento un juicio de valor, más que templanza para escuchar y leer a diario, mañana, tarde y noche, las exacerbadas acusaciones sobre conductas personales que no se prueban y mucho menos la de escuchar por los medios los epítetos más ofensivos. Está por verse todavía si un Presidente o un candidato al puesto dejarían pasar la acusación de ladrón que a diario se formulan en redes y medios, sin que nadie se moleste en aportar pruebas de lo que se dice.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.