La frase mágica del desorden

Compartir

Me excusan si el título no corresponde al significado del dicho, “Atento a mí”, que describe uno de los comportamientos más típicos del irrespeto a las leyes y las normas civilizadas que explican muchos de los vicios que se observan en el diario vivir, tanto en la esfera pública como en la privada. Se alcanza a entender a través de esa expresión la inobservancia de las obligaciones que muchos han asumido al ocupar cargos públicos, por elección o designación del Ejecutivo, cuando llegan tarde e incurren en otras violaciones a sus deberes en el cargo “atento” a él. Y no actúan tampoco con la transparencia y honradez requeridas por la misma razón.

Los ciudadanos comunes se pasan la luz roja “atento a mí” y no toman en cuenta la señal de una vía, no sólo cuando no ven a un policía, sino porque se creen con el derecho de hacerlo, algo que por supuesto les niegan a los demás.

Ese “atento a mí” está presente en todos los ambientes a todas horas. Se porta el arma de fuego para el que se posee sólo un permiso de tenencia porque la expresión supone que hacerlo no implica violación alguna y la arraigada tradición de dejarlo así ha hecho de este abominable comportamiento una práctica usual y común del dominicano.

Cuando alguien se estaciona mal, ocupando dos espacios en un área escasa de parqueo, no toma en cuenta que está impidiendo a otro ciudadano estacionarse, porque lo hace “atento” a él.
Vemos cómo esa insólita actitud se repite una y otra vez en todas las acciones del acontecer diario, lo que hace del país un lugar muy difícil y peligroso en donde el fuerte se traga al débil y los ciudadanos quedamos sin defensa ante el abuso proveniente de fuentes privadas y oficiales. Ninguna otra frase o expresión, como ese “atento a mí”, nos pinta tan perfectamente como nación.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.

Compartir