Una visión de corto y mediano plazos

Las grandes necesidades nacionales y los efectos de la crisis financiera exigen, sin mayores dilaciones, cambios drásticos en la agenda nacional. No se puede permanecer ajeno a cuanto ocurre en el mundo. Por tanto, estamos moralmente obligados a asumir nuevas conductas frente a las realidades que enfrentamos. La visión de corto plazo tiene que ser sepultada y dar paso a tareas de largo alcance, que permitan consolidar los sectores más dinámicos de la economía, conquistar los mercados que se han abierto con la firma de tratados de libre comercio con los grandes centros de consumo e impactar positivamente así las expectativas de la población.
El país no puede continuar poniendo parches en las llagas de sus grandes heridas. Y los gobiernos deben dejar atrás la improductiva práctica de premiar a estudiantes o profesores meritorios mientras se resiste a darle a la educación el tratamiento presupuestario y académico a que la ley obliga. El caso del sector educativo es sólo un ejemplo, tal vez el más patético, del efecto dañino del clientelismo en la vida política de la nación.

No es justo distraer el dinero de los contribuyentes en programas de caridad pública, como el reparto de magras raciones de alimentos o bonos en Navidad, que sólo contribuyen a mostrar el infamante grado de marginación en que viven las grandes mayorías nacionales, mientras inadecuadas políticas de Estado desalientan la inversión y estancan las exportaciones que generan riqueza y empleos.

Todo este panorama desolador, que frustra y castra las grandes iniciativas, erosionan el futuro. Es sencillamente aterrador que se siga ignorando el valor de la iniciativa privada y se menosprecie la importancia de sus ideas sobre el desarrollo, en momentos en que la visión estatal sigue siendo incapaz de resolver problemas como el de la energía eléctrica, la salud y la educación.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.