PUBLICIDAD X
CONTINUAR A ELCARIBE.COM.DO

Como es sabido, las personas nos acostumbramos a lo bueno, a lo que nos es favorable, a lo que nos gusta, a lo que queremos, a lo que nos da felicidad, seguridad e incrementa nuestra confianza, a lo que nos hace sentir fuertes, apoyados, valorados, y por qué no? Amados.

Tanto nos acostumbramos a aquello que nos parece ideal, casi perfecto, que no admitimos un cambio. Nos aterra la idea de que indefectiblemente, un día las cosas cambien.

Y en un abrir y cerrar de ojos, un día nuestro mundo es asolado por un cataclismo de realidades que destruyen la dulce fantasía en la que creímos de forma tal, que ignorábamos por completo, cada pequeño aviso, cada evidencia, sin importar lo abrumadora que fuera.

Es entonces cuando empezamos a atar cada cabo que antes íbamos dejando suelto , cada eslabón de esa larga cadena comienza a encajar.

Entendemos que nada es al azar, que no siempre las palabras se pierden en el aire.

En nuestro afán porque todo siga siendo perfecto, hermoso, en nuestra necesidad de contar en nuestra vida con personas que creemos indispensables, vamos perdonando, olvidando y muchas veces ignorando realidades, solo por no enfrentarlas.

Aunque es claro, que quien aguanta todo sin importar, es porque poco se valora y ama y por ende poco amor puede ofrecer. Sin embargo, muchas veces se voltea la mirada y se le echa agua al vino, solo por conveniencia, que puede ir desde salvaguardar el estatus social y económico o simplemente por no intentar probar suerte, sobre todo si uno entiende que las cartas están marcadas en su contra.

Es bueno vivir, vivir el presente, así, sin más, sin presentir, sin la angustia constante de que un día sucederá lo inevitable.
Que no perdamos el tiempo agendando un futuro del que ni siquiera sabemos si formaremos parte.

Del mismo modo, es bueno tener presente que las actitudes humanas son tan diversas y desconcertantes, por lo que no debemos sentirnos ajenos a ninguna.

Tampoco está de más recordar que el “por siempre”, es solo un tiempo más o menos largo, que para nada es sinónimo de eterno.

Posted in Mi Tiempo
agency orquidea

Más contenido por Evelyn Irizarri