Santos Aquino Rubio
El autor es periodista y abogado.

El Interés se impone a la ideología

Compartir

Hasta hace poco tiempo, el valor y fortaleza de la ideología en las estructuras sociales y políticas de los pueblos era el principal baluarte de los pensadores, los desarrollistas, los constructores y la gente de bien.

Pero el mundo ha cambiado mucho, la fortaleza partidaria y de las organizaciones sociales y religiosas han encontrado en el interés por el dinero y las cosas materiales el mejor aliado para sus propósitos y la falta de humanismo ha corroído sus cimientos.

La corrupción generalizada en los partidos políticos, los grupos religiosos, las llamadas entidades sin fines de lucro, los clubes y otras organizaciones, también sido permeadas por ese flagelo maldito que consume a la humanidad. El clientelismo político y la ambición desmedida de poder ha socavado las economías de los pueblos, cuyo llamados líderes, compran, venden, arrebatan y hasta exponen los valores morales y de soberanía por debajo de esas apetencias.

Solo basta una mirada por varios países del mundo, sobre todo, por América Latina y el Caribe, para darnos cuenta que la democracia es un asunto de interés, la Justicia un negocio rentable para algunos, las estructuras coercitivas masas al servicio de esos intereses y el silencio cómplice de la sociedad, la hace cada vez más muda.

No queremos ser fatalistas, pero en el caso de República Dominicana ya no existe la condición de pueblo y todo aquello que nos hacía sentir orgullo se nos ha ido de las manos y no se ve cerca ni en la distancia una luz que nos devuelva el optimismo.

Es tiempo de modificar los paradigmas y pensar más en la patria, en el valor del pensamiento y en el patriotismo. ¡Dominicanos debemos reaccionar y mirar con certeza el porvenir!

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.

Compartir