PUBLICIDAD X
CONTINUAR A ELCARIBE.COM.DO
ESCUCHA ESTA NOTICIA

Cuando se anunció la probabilidad de que el virus del Covid-19 se convirtiera en pandemia, el caos, desasosiego y el miedo se apoderaron de la humanidad y, aun así, la imprudencia no hizo un aparte para ayudar a controlar el mal.

Ahora que los efectos de la pandemia han bajado un poco, debemos abrir un sendero para que la precaución, la prudencia y la experiencia hagan una alianza y evitemos que los rebrotes que se han producido tomen mayor dimensión, afectando, no solo la salud de jóvenes y viejos, sino también la economía de todos.

En el caso dominicano, de acuerdo al boletín 801 del Ministerio de Salud, hay un incremento acelerado de los contagios, los cuales superan de nuevo los mil 800 casos unos 5 días, aunque la letalidad sigue en baja. Esto tampoco ha impactado en la gente que no quiere usar mascarillas en los lugares públicos y conglomerados, convirtiéndose en posibles vectores de contagios.

El Covid-19 nos ha robado, la paz, el trabajo, la economía, la salud y hasta la paciencia, por lo que debemos evitar que la cifra siga subiendo y volver a las amargas horas, días y meses vividos, cuidándolos unos a otros. Así, las autoridades de salud harían mejor su trabajo y dedicar mayor tiempo a los problemas cotidianos de salud que afronta la población.

El país necesita un respiro, volver a las jornadas laborales, trabajar el campo para producir alimentos y dedicar esos cuantiosos recursos utilizados en la crisis, a los sectores productivos de la nación para evitar que la peor de las pandemia nos arrope.

El hambre no tiene caritas ni víctimas favoritas cuando se hace colectiva y los dominicanos necesitamos producir para comer en lo que el mundo recobra la calma. Tenemos la tierra, la voluntad y los recursos aparecen cuando queremos y decidimos hacerlo.

Vamos a cuidarnos ahora para evitar nuevos contagios y superar los efectos dejados por este maligno flagelo a la humanidad y, así volver a respirar tranquilos en la normalidad. Recobremos la alegría perdida, pero cuidándonos más. ¡A protegernos!

Posted in Punto y Coma
agency orquidea

Más contenido por Santos Aquino Rubio