PUBLICIDAD X
CONTINUAR A ELCARIBE.COM.DO

Los hechos de violencia registrados en los últimos tiempos son realmente preocupantes. Parecería que para mucha gente la vida importa poco, mientras los desaprensivos continúan poniendo en zozobra a los ciudadanos, sobre todo, a los hombres y mujeres de trabajo.

Es deber primario del gobierno garantizar la paz ciudadana, pero es también obligación particular procurar la convivencia pacífica, compartir en hermandad y proteger la vida, los más sagrados intereses de la familia y de la nación.

Parece que las autoridades responsables del control coercitivo han descuidado un poco este rol, los agentes no ponen mucho empeño en preservar la paz y, lamentablemente, transitamos hacia una sociedad sin respeto, donde prevalecerá la ley del más fuerte, si no se buscan fórmulas urgentes para frenar este flagelo.

Ya nadie está seguro ni en su propio hogar, ni vale mucho la protección del entorno con grandes barras de hierro, la delincuencia campea por la falta de conciencia y por el poco apuro de los agentes para enfrentarla, pese a que también tienen hijos y bienes que proteger.

Entendemos, que en lo que la Policía Nacional se aproxima a los ajustes y cambios que con acierto busca el actual gobierno, no estaría mal asumir mayor control en las zonas más carenciadas y en los lugares donde son más frecuentes los enfrentamientos, robos, atracos y otros tipos de delitos que agobian a los dominicanos, con patrullas militares.

Debemos evitar que el crecimiento registrado en la actividad turística se desplome por el temor de los visitantes a la inseguridad que se percibe y que se propala como estrategia de la competencia en otras naciones, que también dependen mucho del turismo.

Es preciso dar una señal y propiciar que la gente pueda salir a las calles sin tanto miedo, porque el encierro es también dañino para la convivencia humana. Los ciudadanos debemos contribuir, en la medida de lo posible, para conseguir este objetivo. Hay que frenar la delincuencia y controlar la violencia.

Posted in Punto y Coma
agency orquidea

Más contenido por Santos Aquino Rubio