Admirados y ponderados

Puedes admirar inmensamente a una persona sin imitarle, sin estar de acuerdo con todo lo que dice o hace… Puedes incluso imitar lo bueno sin tolerar lo malo. Hay quienes son ejemplo de cierta realidad, de grandes verdades y no expresarlo inteligentemente; sin tener los privilegios o la educación para que les admiremos más allá de “esa parte, esa manera o peculiaridad” que manifiestan de manera hasta graciosa. Hay mucha gente que con su manera de vivir nos enseñan como nunca vivir o como se puede vivir magníficamente con solo la voluntad de vivir. Hay quienes nos dicen con hechos como no debemos ser y cuál es la manera de hacer algo o de hacer feliz al otro. Puedes como dijo el apóstol Pablo: “¡Examínalo todo y quédate lo bueno!”.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.