Aumenta la dosis

Definitivamente la diferencia entre terquedad y persistencia es esa delgada línea que conoce íntimamente el ego... La terquedad se disfraza de virtud, o se esconde en cualidades coloridas cual estampado primaveral cubriendo una alergia grave. La terquedad lleva a gente maravillosa a persistir en actitudes y conceptos de vida tan destructivos sin que siquiera lo noten. No permanezcas en una mentalidad desconectada de la realidad, permite a la empatía iluminarte. No prosigas con hábitos que ya no te definen, renuncia a continuar con todo aquello que pone en duda tu integridad y monta tus relaciones en la cuerda floja. Un cambio radical no se logra con un “todo está bien”. Piénsalo, a veces no se trata de cambiar de estrategia, sino de aumentar la dosis de lo que siempre resultó.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.